Una mujer concurrió el viernes por la mañana a uno de los cajeros automáticos del Banco Macro en la avenida Belgrano y Balcarce. Sacó algo de dinero y se retiró. No se dio cuenta que en el cajero quedó puesta su tarjeta de débito. Recién, a las 19, de ese mismo día se dio con la novedad: no tenía su plástico.
En forma inmediata realizó la denuncia e ingresó con su clave de home banking a su cuenta. Se quedó tranquila porque el dinero que le indicaba era el que poseía. El sábado realizó la misma operación. Ingresó a su computadora, puso su clave de home banking y ahí le salió que la tarjeta de débito que había olvidado fue utilizada en varios comercios.
"La persona que la encontró en el cajero automático la utilizó para comprar 1.200 pesos en una carnicería de la avenida Artigas. Y después en un autoservicio mayorista de la avenida Paraguay. En total me gastaron 2.476 pesos", le dijo a El Tribuno la damnificada a través del WhatsApp.
"Ninguno de los dos negocios donde esta persona realizó las compras por 1.200, 776 y 500 le pidieron DNI, algo que tiene la obligación de hacerlo el negocio por ley", dijo indignada.
La denunciante señaló que hoy irá a Defensa del Consumidor a realizar la denuncia en contra de "estos dos negocios que permitieron hacer compras sin pedirle a la persona que utilizó me tarjeta de débito el DNI correspondiente. Espero que esta gente sea sancionada con dureza por permitir esto".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que los baños sean mixtos en las oficinas públicas y comercios?

Importante ahora

cargando...