Dos jóvenes fueron internados en la sala del quemado del hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, luego de que uno de ellos intentara quitarse la vida delante de su novia, con quien previamente había discutido. El grave episodio de violencia familiar se produjo en una casa del barrio 40 Viviendas de Tartagal, cuando Fernando Cardozo, de 20 años, comenzó a discutir con su novia, identificada como Johana Vargas, de 18 años.
El joven, quien se hallaba completamente alterado, se cree por razones pasionales ingresó a una habitación de la vivienda, tomó un bidón con nafta y se roció completamente para luego, con un encendedor, provocar la flama que prácticamente consumió el 70 por ciento de la piel de su cuerpo.
La mujer, presa de la desesperación, intentó apagar el fuego de su pareja, que se retorcía en el piso envuelto en llamas.
Cardozo fue asistido por una ambulancia del hospital zonal, cuyo médico diagnosticó quemaduras de tercer grado en el 70 por ciento del cuerpo, mientras que la mujer sufrió quemaduras de segundo grado en miembros superiores e inferiores.
La discusión entre los jóvenes terminó de la peor manera.
Según lo manifestado por el hermano de la joven, momentos antes de lo sucedido, la pareja había mantenido una acalorada discusión, por lo que el hombre tomó la decisión de rociar su cuerpo con nafta y prenderse fuego.
Ante esta situación, la chica socorrió a su novio intentando extinguir el fuego con sus manos, incluso se tiró encima del muchacho.
Los jóvenes quemados inmediatamente fueron trasladados al hospital Perón de Tartagal donde fueron asistidos por los médicos.
Las graves quemaduras del joven, más del 70 % del cuerpo, hicieron que el mismo fuera trasladado ayer hacia esta capital. A su arribo fue internado en la sala del quemado, en terapia intensiva, en tanto que la mujer quedó en observación en Tartagal.

Efectos del fuego
Las quemaduras sobre la piel pueden ser de primer grado, cuando se limitan a la capa superficial de la piel epidermis. Las de segundo grado se dividen en:
superficiales, este tipo implica la primera capa y parte de la segunda capa. No se presenta daño en las capas más profundas, ni en las glándulas de sudor o las glándulas productoras de grasa.
Una de tercer grado penetra por todo el espesor de la piel, incluyendo terminaciones nerviosas, vasos sanguíneos, linfáticos y se compromete la capacidad de regeneración.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora