El domingo, la escuela especial Julio Cintioni llevó a cabo la tercera edición de la Bicicleteada Solidaria, que contó con la presencia de más de 200 personas acompañando a los alumnos de la institución, en un recorrido que partió de la plaza principal y abarcó las calles principales de la ciudad.
Los dos objetivos principales que formaron parte de esta actividad recreativa fueron cumplidos. El primero de ellos es continuar con el trabajo de integración de niños especiales en la comunidad a la que pertenecen y el segundo es recaudar fondos para invertir en mejoras de la institución.
"Logramos una muy buena respuesta de la comunidad. Estamos muy contentos con los logros alcanzados. Si bien no se hicieron presentes todos los que compraron las pecheras, el número fue importante", expresó la profesora Graciela Puertas, directora de la institución.
Las semanas previas a la fecha prevista, docentes y alumnos salieron a las calles para vender las pecheras numeradas y el resultado de esa venta superó todas las expectativas.
Faltaron pecheras
"Nos faltaron pecheras, tuvimos que improvisar muchas más y eso nos puso muy contentos. Agradecemos por el apoyo a toda la comunidad, pero nos hubiera gustado que además de comprar las pecheras, todos se acercaran a la plaza a participar, porque nos importa mucho el acompañamiento de la gente en la parte recreativa", agregó Puertas.
De regreso a la plaza central se realizó el sorteo de premios, entre los que había bicicletas y juguetes. "Los premios fueron donados por lo que todo lo recaudado con la venta de pecheras será invertido en nuestra escuela. Necesitamos instalar aires acondicionados, arreglar los techos y hacer algunas reformas, quiero agradecer infinitamente a todos los que nos apoyan y colaboran año a año", finalizó Puertas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia