El sábado se realizaron en los salones de la Sede Regional Orán de la Universidad Nacional de Salta la segunda Jornada de Derechos Humanos, con vistas al Congreso Nacional de DDHH, que se realizará en el mes de septiembre en Salta.
Los panelistas disertaron y compartieron, con muchas mujeres de la ciudad de Orán talleres en los que discutieron sobre los derechos humanos de las mujeres y sobre la violencia de género.
También se abarcaron temas como mujer y militancia, mujer y salud, la defensa de la identidad, salud y género, realidades sobre género en Salta, el trabajo y las mujeres, entre otros vinculados a violaciones de los derechos de la mujer.
La mayoría coincidió en que Salta y Orán lideran el ranking de femicidio, que muchas de las violaciones de los derechos femeninos pasan por el desconocimiento de las leyes de parte de los agentes intermediarios estatales.

El mundo del trabajo

La secretaria de Género y miembro de la Comisión de Derechos Humanos, Vanina Zamora, expuso sobre la realidad actual de las mujeres, componentes que acentúan las desigualdades en el mundo de trabajo, de cara al Congreso Nacional de Derechos Humanos que se realizará en septiembre próximo en la ciudad de Salta.
El objetivo es, entre otros, erradicar la violencia de género. "Nos falta prevención y capacitación a toda la comunidad. Desde la escuela, con perspectiva de violencia de género, capacitar a los niños es sumamente importante para que no naturalicen episodios de violencia desde el noviazgo", remarcó Zamora.
También estuvo presente Victoria Liendro dirigente de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTA).

Temas de los talleres

El caso de la niña wichi violada y embarazada fue el tema transversal a casi todos los talleres, porque visibilizó las serias falencias de conocimiento de las leyes y de las responsabilidades del Estado.
Mucho se discutió sobre cómo la sociedad discrimina a la mujer en el mundo laboral y el caso de Mirta Cisneros abrió el camino a otras mujeres que ahora accedieron a poder ser choferes de colectivos.
Sobre los casos de femicidios, en algunos talleres valieron un capítulo aparte los casos de mujeres muertas por sus parejas policías.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora