El fiscal penal 2, Justo Alberto Vaca, representó al Ministerio Público ante la Sala II del Tribunal de Juicio en este juicio abreviado contra una mujer acusada de supresión o alteración de identidad de una menor de edad.

El hecho ocurrió en enero de este año cuando una joven madre concurrió a un cajero automático del centro de la ciudad con su beba de un 1 mes de vida en brazos y en compañía de una mujer a la que conocía por una amiga. Al ingresar al cajero le solicitó a su acompañante que tuviera a la menor en brazos y al salir, no las encontró, por lo que radicó la denuncia.

Con el trabajo de personal policial y los datos aportados por la madre de la niña, se llegó a la mujer, quien tenía en su poder a la menor, aduciendo primero que era su hija y luego que la tenía a su cuidado.

El juez Ángel Amadeo Longarte condenó a Brenda Araceli Cisneros a la pena de dos años de prisión condicional y le impuso reglas de conducta, entre ellas, la prohibición de concurrir a determinados lugares y de relacionarse con la denunciante y con su hija.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora