La ruta nacional 9/34, una de las de mayor circulación de Salta, tiene varios tramos en muy mal estado. El tema no es nuevo, sino que se arrastra desde hace varios años y son decenas los reclamos sobre los que El Tribuno se hizo eco en reiteradas oportunidades.
En los últimos días, por efecto de las persistentes lluvias en la zona sur, los pozos han tomado dimensiones muy peligrosas y las grietas se han profundizado a tal punto que hacen altamente riesgosa la circulación. Los conductores, a medida que avanzan por el lugar, especulan constantemente con girar hacia la mano contraria para evitar que se destruya su vehículo, pero esa conducta es de altísima peligrosidad al enfrentarse con los vehículos que vienen en sentido contrario.
Para colmo, las banquinas son imposibles de usar en muchos sectores porque no están en condiciones. Y todo eso, en una ruta por la que circulan unos siete mil vehículos diarios, muchos de ellos camiones.
Los vecinos denunciaron el estado deplorable en el que se encuentra la ruta nacional 9/34 en el tramo comprendido entre el Arroyo San Martín, en jurisdicción de Rosario de la Frontera, y la ciudad de San José de Metán.

Las lluvias

Las fuertes y permanentes precipitaciones sobre esta región en los últimos días, destruyeron la principal traza nacional que une el sur con el norte del país, lo que transformó a la arteria en intransitable en varios de sus tramos.
Por eso se sienten damnificados y solicitaron soluciones a Dirección de Vialidad Nacional, "como responsable única de mantener en condiciones óptimas de tránsito a esta importante vía", dijeron.
Gustavo Díaz, presidente de la Sociedad de Bomberos Voluntarios rosarinos y uno de los tantos usuarios de la ruta, destacó la importancia y la necesidad de que tanto vecinos de la ciudad de Metán como de Rosario se reúnan para coordinar un serie de medidas que permitan una solución inmediata al grave problema.
"La gente de la zona que usa la ruta, pero también cada camionero y cada automovilista que circulan por allí, ponen en riesgo sus vidas todos los días. Ya estaba en muy mal estado ese tramo (entre Rosario y Metán), pero ahora directamente se hace imposible", graficó.

Las promesas

Los compromisos que se vienen escuchando desde hace más de una década no se han cumplido. Los últimos hacían referencia a trabajos de bacheo y repavimentación en tres etapas.
"Es increíble el nivel de degradación que presenta la ruta nacional. Recorrerla y evaluarla, mínimamente, es toda una odisea, pero, no deja de ser una ingrata y penosa sorpresa. Es casi nulo el nivel de mantenimiento del área de obras públicas a pesar de que se sabe que requiere mucho trabajo e inversiones para conservarla, porque generalmente fue mal construida, se utilizó material de mala calidad o no se cumplieron las normas de ingeniería para el nivel de tránsito que tiene esta vía", evalúan los vecinos. Productores y comerciantes que transitan diariamente por la ruta nacional, hicieron escuchar el reclamo, no solo el propio, sino el de miles de pobladores del departamento de Rosario de la Frontera y Metán que sufren la falta de atención sobre este camino..

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora