La situación es compleja ya que se han incrementado los costos y la venta ha caído. En este contexto, estamos absorbiendo muchos incrementos que no se pueden trasladar a precios, ya que esto significaría más caída de ventas. Trabajar a pérdidas es un inconveniente que si se mantiene va a producir cierres y despidos. Se tiene que parar la suba de tarifas de la luz y el gas, que son muy altas, tenemos noticias de que en otras provincias, a través de gestiones y reclamos, se lograron poner topes a los aumentos e incluso retrotraerlos a las tarifas anteriores. Para la actividad de muchas pymes estos servicios son insumos importantes. El incremento de los alquileres ha provocado que muchas pymes comerciales hayan tenido que mudarse. La paralización de la obra pública y la demora de pagos junto con la falta de crédito para la construcción privada generó que se despida personal estable, cayendo además la actividad de todos los de servicios asociados y los rubros comerciales que la proveen. En las pymes gastronómicas nos informan reducción de horarios de trabajo del personal. En una reciente encuesta que realizamos el pasado mes de abril, el 67% de los consultados, pymes salteñas de diversos sectores, respondieron que la venta disminuyó en un promedio del 40% en precios constantes haciendo una comparación interanual. El aumento de la energía eléctrica afectó como costo al 80% de los encuestados. Es importante que se tomen medidas urgentes para reactivar el mercado interno y se detenga la caída del consumo que es el que nos permite producir y vender. Las tasas de interés para un financiamiento de emergencia están muy altas, si las utilizamos puede ser más perjudicial el remedio que la enfermedad. Estamos analizando las propuestas de ley que se remitieron al Congreso nacional. En este contexto negativo, las medidas tienen que ser directas, de fácil acceso y principalmente orientadas a sostener el empleo con ayudas e incentivos para que podamos afrontar esta difícil situación y no despedir personal, hecho que agravaría aún más la situación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Erik Larsen
Erik Larsen · Hace 6 meses

Llorones de cuatra. Emprebendarios. Paguen los servicios lo que salen. El país no puede seguir subsidiando a esta horda de inútiles llorones que no pueden producir si el gobierno no les subsidia hasta el papel higiénico y les ata la vaca del mercado interno. Hagan lo que hacemos los comerciantes ilegales: levántense temprano todos los días a competir en el verdadero mercado, no a pescar en la pecera que les arma el gobierno. Pidan baja de impuestos y regulaciones en todo caso, pero dejen de llorar por subsidios y prebendas. ¿O es que tienen miedo de salir a competir con nostros? Debe ser, porque hoy casi el 90% de las empresas formales las arma el gobierno. Si tienen que sobrevivir en el mercado real no duran ni 15 días. No saben ni quieren competir.


Se está leyendo ahora