La Organización Mundial de la Salud indica que las ciudades deberían tener un mínimo de 10 metros cuadrados de espacios verdes por habitante. Bajo esta consigna, los jardines en altura empiezan a florecer alrededor del mundo. En esa carrera, también está anotada Salta con la novedosa iniciativa "Terrazas verdes", propiciada desde el área Ambiente de la Municipalidad, que encabeza Federico Casas, con el apoyo de los concejales Alberto Castillo y Gastón Galíndez.
El avance de las construcciones verticales y el aumento de gases de efecto invernadero provocan que, cada vez más las ciudades del mundo, impulsen estos espacios saludables como una solución arquitectónica frente al cambio climático.
Casas explicó a El Tribuno que el objetivo del proyecto es generar más espacios verdes y, por sobre los beneficios estéticos que puede tener el plan, en los fundamentos se especifica que los techos verdes mejorarán la calidad del aire, disminuirán el calentamiento global y el efecto invernadero. Además, se necesitarán menos recursos para refrigerar los ambientes porque la presencia de árboles ayuda a bajar la temperatura; otra ventaja de la vegetación en terrazas es que disminuye la contaminación sonora.
Se trata, comentó el funcionario, de una herramienta constructiva muy utilizada que proviene de Canadá y que, básicamente genera dos impactos muy positivos. "En primer lugar, genera mayor producción de oxígeno, capta más dióxido de carbono a través de plantas, arbustos, flores, gramíneas, lo que produce efecto directo sobre el cambio climático", detalló Casas. Y añadió: "Otra herramienta fundamental de estas terrazas es que actúan como efecto regulador de las precipitaciones. Cuando llueve, a través de los albañales o de los desages pluviales, el agua se conduce a la calle y de allí a los canales de desages, con la mínima absorción que tienen los techos. En cambio, con las terrazas, las plantas absorben el agua, actúan como regulador y evita que los canales se colmaten".
Luego de recordar que el intendente Gustavo Sáenz anunció la iniciativa en la apertura del período ordinario de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, destacó: "Comenzamos contactos con los desarrollistas inmobiliarios para informarlos y entusiasmarlos con esta herramienta constructiva. También hay iniciativas de concejales, con mucho entusiasmo y ganas de trabajar para trabajar en este sentido".
Casas adelantó: "La idea es reunirnos con ellos y avanzar hacia una ordenanza que sería modelo en el país porque actualmente solo existe la ley 4.428 que regula el tema, pero todavía no hay municipio con ordenanza sobre este tema".
El funcionario reconoció que "esto genera nuevos costos, por lo que se podría analizar alguna exención impositiva, algún tratamiento especial sobre superficie construida". "También podría analizarse que las tasas de construcción tuvieran algún descuento".
"Son temas puntuales que tenemos que analizar en conjunto el Ejecutivo y los concejales, con los demás sectores involucrados", señaló.
El proyecto alcanza a los edificios nuevos porque las terrazas verdes se pueden prever desde el comienzo, pero también a los que ya están construidos, siempre y cuando tengan la posibilidad, según la capacidad de carga de su estructura.
Casas adelantó su propósito de que en el transcurso del mes o comienzos de junio ya esté el proyecto de ordenanza para ser tratado en el Concejo Deliberante.
El 10 de diciembre de 2012, la ciudad de Buenos Aires aprobó la ley 4.428 de techos y terrazas verdes.

Algunos beneficios ambientales

Entre otros, la arquitectura moderna asigna los siguientes beneficios:
***Los techos verdes contribuyen a preservar la biodiversidad en áreas urbanas.
***Se produce una mejora en la gestión de aguas de lluvias: la vegetación de las cubiertas verdes absorbe el agua de lluvia y reduce enormemente su caudal, por lo que se logra una mejoría en la calidad de los recursos hídricos.
***Mejora del efecto isla de calor, ya que los techos verdes contribuyen a ahorrar energía al ser un buen aislante del calor, por lo cual disminuye la necesidad de enfriar los edificios mediante aire acondicionado.
***La implantación a gran escala de este tipo de cubiertas vegetales implicaría una reducción de la temperatura ambiente en la ciudad de unos 0,5 a 2º C.
***La vegetación de los techos también ayuda a absorber gran cantidad de gases de efecto invernadero y otros contaminantes.
terrazas verdes1.jpg

Ejemplos en el mundo

En Copenhague, la capital de Dinamarca, existe una ley que obliga a los propietarios de nuevas terrazas a tener algún tipo de vegetación en ellas con el objetivo de mejorar el hábitat y ahorrar en el consumo de energía. Suiza es otro de los casos pioneros: en este país es obligatorio instalar cubiertas verdes en todos los edificios nuevos. Alrededor del 10% de los techos de Alemania cuenta con vegetación, mientras que en Tokio, Japón, existe una ley sancionada en el 2001 que indica que todo edificio nuevo o renovado de la ciudad debe cubrir por lo menos un 20% de la superficie con plantas.

En Latinoamérica

México, Chile y Argentina lideran este movimiento en América Latina. En Buenos Aires ya hay algunos casos emblemáticos. Atrás siguen Bolivia, Perú y Venezuela, países que están avanzando a gran ritmo.

Achicar la "isla de calor"

En Canadá trabajan en los techos verdes desde hace más de diez años. En 2004, la ciudad de Toronto encargó a la Universidad de Ryerson un estudio sobre los beneficios que reportaría la implantación de techos o cubiertas verdes a gran escala en toda la ciudad.
Los resultados del estudio indicaban que la ciudad se beneficiaría con importantes ahorros económicos, en especial en lo que respecta a la gestión de aguas de lluvia y reducción del efecto "isla de calor", con su consiguiente ahorro energético en climatización.
En 2005, el alcalde de la ciudad anunciaba públicamente que pretendía hacer de Toronto la ciudad líder en techos verdes. Para ello se diseñó e implementó una estrategia que consistía en una serie de iniciativas como la instalación de cubiertas verdes en edificios públicos, un programa piloto de ayudas y subvenciones para fomentar la instalación de este tipo de cubiertas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 6 meses

No es mala, la idea, pero no deja de ser una paradoja, que mientras se propicie tener "terrazas verdes", Edesa recorra ciudades y pueblos con sus cuadrillas de depredadores de árboles, nadie se interese por poner un arbolito en su vereda y cada vecino efectúe la "poda" del que subsiste frente a su casa, subido a una escalera un sábado a la tarde.


Se está leyendo ahora