La actividad económica en agosto se desplomó el 4,47 por ciento interanual.
La economía en Brasil cayó por tercer mes consecutivo en agosto, mostraron datos oficiales publicados ayer, que se sumó a evidencias de una recesión más fuerte a la prevista en la mayor economía de América Latina.
El índice de la actividad económica IBC-Br del Banco Central de Brasil, una medición de la actividad en los sectores agrícola, industrial y de servicios del país, bajó un 0,76 por ciento en agosto frente a julio.
El mercado esperaba un declive de 0,60 por ciento en el indicador, según la mediana de los pronósticos de 17 economistas consultados, tras un retroceso de 0,01 por ciento en julio. La actividad económica en agosto se desplomó un 4,47 por ciento interanual de acuerdo con datos no ajustados por estacionalidad, profundizando su caída desde un declive interanual de 4,28 por ciento en julio.
El índice IBC-Br es un indicador anticipado del dato del producto interno bruto (PIB). El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística publicará los resultados de la actividad económica del tercer trimestre el 1 de diciembre. Y obviamente que la presidenta Dilma Rousseff está cada vez más complicada.
Por su parte, el procurador del Ministerio Público de Cuentas, Julio Marcelo de Oliveira, detectó el año pasado las maniobras fiscales realizadas por el Gobierno para maquillar sus resultados, que finalmente han sido reprobados por ese órgano de contraloría, que recomendó al Congreso que haga lo mismo, aunque la Cámara aún no se ha pronunciado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora