Un control de rutina de la División Drogas Peligrosas de la Policía de la Provincia cerca de Metán pudo frenar un embarque de 7 kilos de cocaína de máxima pureza que era transportada en el interior de un automóvil.
La Policía no brindó detalles del procedimiento, que se conoció ayer.
Según lo trascendido, en un control vehicular los uniformados notaron nerviosismo excesivo en un conductor, por lo cual realizaron la requisa del automóvil, hallando el cargamento de droga oculto en los paneles y el tapizado interior.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora