Ocurrió en la madrugada del domingo al lunes. Tocaron el timbre de su casa y lo llamaron por su nombre: "Roberto". Sabían a quién iban a buscar y, creían, que podían encontrar allí plata. Mucha plata. Los dos secuestradores le dijeron dos frases de ocasión y lo metieron de prepo en la misma camioneta que habían estacionado minutos antes en la puerta de la vivienda, en la calle Labaké de Río Gallegos.
Según pudo saber Infobae, a Roberto Néstor Sosa, de 57 años, lo secuestraron dos jóvenes con militancia política y complicados antecedentes policiales que, a las cuatro horas ya estaban detenidos. Fue sobre el filo de la madrugada de hoy. Los dos delincuentes habían ido a ese domicilio porque pensaban -como muchos en esa ciudad patagónica- que el exsecretario de Néstor Kirchner podría tener dinero en efectivo de su paso por el Poder en Buenos Aires.
Según las primeras investigaciones policiales, los dos sospechosos que fueron hasta la vivienda de Sosa tenían militancia en Kolina, la agrupación política que creó en sus años de ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner. Ella, ahora, es la gobernadora de Santa Cruz. Uno de los detenidos fue identificado como Ricardo López Calo. Según las primeras investigaciones policiales, los dos sospechosos que fueron hasta la vivienda de Sosa tenían militancia en Kolina, la agrupación política que creó en sus años de ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner. Ella, ahora, es la gobernadora de Santa Cruz. Uno de los detenidos fue identificado como Ricardo López Calo.
Desde esa provincia, fuentes del caso trataron de desvincular el hecho de cualquier connotación política y le dieron una interpretación policial. Sin embargo, desde los ámbitos políticos el secuestro y liberación del ex secretario del expresidente de la Nación fue tomado con alarma, en momentos en que la provincia atraviesa una grave crisis económica y social.
Los mismos voceros reconocieron que a Sosa los secuestradores lo golpearon con violencia y lo dejaron mal herido. Le pegaron trompadas, patadas, sobre todo en el rostro. En la mañana del lunes, de hecho, la víctima permanecía internada. "Fue una privación ilegítima de la libertad", reconoció el jefe de la comisaría 4º de Río Gallegos, Jorge Ortiz, en declaraciones a la radio local Nuevo Día.
De acuerdo con la reconstrucción de la Policía y de las fuentes consultadas por Infobae, los dos secuestradores llegaron armados y, bajo amenazas y frente a su esposa, lo llevaron a los empujones hasta dentro de una camioneta Chevrolet S10. La esposa de Sosa, tras observar que el vehículo se retiró a toda velocidad, dio aviso a la fuerza de seguridad, que activó un operativo cerrojo.
Tras un intenso rastrillaje, el vehículo fue ubicado en la calle gobernador Moyano al 500, en la puerta de una propiedad desde donde, tras una discreta vigilancia, salieron los dos secuestradores y Roberto Néstor Sosa, golpeado. En plena madrugada y a pocas horas de iniciado el raid, los delincuentes terminaron presos y confesaron todo.
Informe: Juan Cruz Sanz

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 6 meses

Más que dinero en efectivo, Sosa debe tener una serie de datos "inconvenientes".

anonimo ...
anonimo ... · Hace 6 meses

a deshacerse de los posibles delatores... y sigue la mafia k

enrique alcala
enrique alcala · Hace 6 meses

Montonero carajo !! Montoneros cara o !!! Pero K.

oscar alan
oscar alan · Hace 6 meses

Continua el raed de miedo, a todos los que tengan información que pueda perjudicar a la mafia de la chorra mas grande.


Se está leyendo ahora