La Unión Tranviarios Automotor (UTA), seccional Salta, informó que "se ha recuperado el orden institucional y todas las actividades operan con total normalidad". Lo hizo a través de un parte de prensa en el que describe los violentos episodios ocurridos el 12 de septiembre pasado, cuando 32 afiliados tomaron por asalto la sede gremial e intentaron destituir al secretario general Jorge Flores, además de provocar destrozos en las instalaciones.
"El orden institucional se ha recuperado de acuerdo a los procedimientos que marcan los estatutos y la actual conducción ha sido confirmada por la más alta jerarquía de la UTA nacional", expresa el escrito. Frente a lo expuesto destaca que "se puede afirmar que todo el incidente ha sido superado y los afiliados gozan de todas las prestaciones y pueden desarrollar todas las actividades prevista en el calendario del sindicato".
Con relación al incidente por el que están detenidas 11 personas, el gremios de los choferes señala que en los hechos "no hubo ninguna interna sino la acción de un grupo de afiliados coptados por una fracción política que pretendió utilizarlos para desestabilizar a una conducción legitimada por el voto de una mayoría". Y agrega que el objetivo era "utilizar el gremio para fines y propósitos políticos, algo que jamás se puede aceptar, ya que la actividad sindical es autónoma y ajena a toda bandería partidaria".
"Esta situación -según el comunicado- quedó definitivamente clara en los dichos de quien fuera hasta ese día el secretario adjunto, Sixto Domingo Tactagi, quien se halla detenido". Refiere que, en su declaración ante la Justicia, Tactagi indicó que ese día se presentó a trabajar cuando fue sorprendido de atrás por tres o cuatro personas con anteojos oscuros, uno de ellos Walter Pérez -delegado del corredor 6-, quienes le expresaron: "Viejo quedate piola, el problema no es con vos, es con Flores".
Según el parte, a pesar del intento de Tactagi por dialogar, los intrusos lo confinaron en su oficina a la que ingresaron el exsecretario de Actas Carlos Barrios y el exsecretario de Cultura Jorge Banda, quienes le cerraron la puerta y le sustrajeron el celular, obligándolo a que marque el número del secretario del interior de la UTA nacional, Jorge Kienner, a quien alguien le ordenó: "Venite a Salta, a solucionar este problema, Flores no es más el secretario general y lo que pase acá va a ser culpa tuya". También alude que en un momento dado Pereyra le exigió a Tactagi que hablara con la prensa a través de la ventana. "Decí que queremos la renuncia de Flores, acá hay muchas anormalidades, que somos 280 y estamos en asamblea", ordenaron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora