El padre Sigfrido Moroder (Chifri) soñaba con lograr que los jóvenes de los cerros del departamento de Rosario de Lerma, no migraran a las ciudades, que se quedaran en la tierra que los vio nacer, la misma que brindó cobijo a sus padres, abuelos y ancestros.
Convencido de que el problema principal era permitirles continuar con sus estudios, decidió construir un colegio que contara con una orientación especial. El 5 de diciembre de 2009 se concretó la obra, dedicada a formar los hombres y mujeres, que son la esperanza de un futuro mejor no solo de las comunidades de los cerros, sino también de la provincia.
Poco más de seis años pasaron de aquella jornada maravillosa, muchos fueron los obstáculos que se debieron sortear, pero en este fin de año tenemos el orgullo del egreso de la segunda promoción de alumnos, integrada por 24 jóvenes y ver concretada la inauguración de una biblioteca.
Los chicos asisten a este colegio, vienen de pequeñas comunidades en medios de los cerros, ubicadas en alturas que van entre los 2.000 y los 4.000 metros sobre el nivel del mar, por las características de los caminos suelen estar aisladas, pudiendo acceder luego de varias horas de marcha en bicicleta, a caballo o a pie, esto exige una mayor comprensión y una enseñanza especial con los más pequeños.
Destacados en un concurso
Durante el 2015, los alumnos se destacaron a nivel provincial en el concurso "La Escuela Salta a Escena", organizado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia de Salta llegando a la final en teatro y música. A nivel nacional, obtuvieron una mención especial en el concurso de Crecimientos de Cristales para Colegios Secundarios año 2015, organizado por la Asociación Argentina de Cristalogía, auspiciado por el CONICET, la Universidad Nacional de General San Martín y la Unión Nacional de Cristalogía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia