Fue un fin de semana fatal para el tránsito. El domingo a la noche falleció la niña de 3 años, hija del conductor que murió calcinado tras el vuelco de su camioneta, ocurrido en la madrugada de ese día, cerca de la localidad de El Tala.
El sábado, después de las 23, Alberto Agustín Tapia regresaba con su familia desde la ciudad de Tucumán a Salta. A la altura del kilómetro 1393, sobre la ruta nacional 9/34, no se sabe qué sucedió, perdió el control de la camioneta Ford Ranger. El vehículo se despistó, volcó en la banquina y se incendió. En esos segundos, la esposa de Tapia y sus dos hijos mellizos (una nena y un nene) salieron despedidos. El vehículo se incendió y él, que había quedado atrapado en la cabina, falleció de inmediato.
Los dos hermanitos habían sido trasladados al hospital Materno Infantil. La niña era la más comprometida: había sufrido un "traumatismo encéfalo craneano grave". No pudo superar ese cuadro y el domingo en la noche, desde el hospital, informaron su deceso.

Tres días de luto

Cinco personas perdieron la vida entre el viernes y el domingo a última hora. Por el siniestro de El Tala fallecieron padre e hija. El sábado falleció en Tartagal un motociclista siniestrado el 29 de octubre. En Salta capital y en Morillo, otros dos motociclistas murieron tras accidentarse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Maria Elena  Gonzalez
Maria Elena Gonzalez · Hace 23 días

Los dueños de los animales sueltos en la rutas deben ir presos. Es injusto que ese motociclista haya perdido la vida por un irresponsable que no le importa nada... se podría haber evitado.


Se está leyendo ahora