Seis muertos y al menos diez heridos dejó un violento saqueo y posterior incendio de la alcaldía de El Alto, ciudad vecina a La Paz, incidente que tomó cariz político a días de un referendo sobre la reelección del presidente boliviano Evo Morales.
El deceso de las personas por asfixia por la inhalación de humo, tres varones y tres mujeres que trabajaban en el municipio gobernado por la opositora Soledad Chapetón (Unidad Nacional, UN) se produjo, tras una marcha de vecinos que reclamaban obras educativas.
'Tenemos a tres personas fallecidas del sexo masculino y tres del sexo femenino, todo por intoxicación de monóxido de carbono, que no han podido salir' del local que se estaba incendiando, indicó la administradora del Hospital Municipal Boliviano-Holandés, Polonia Pinto, a la radio privada Erbol.
El ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, confirmó que los funcionarios 'en su afán de protegerse habrían quedado atrapados en un baño', donde perecieron por asfixia. Los incidentes estallaron durante una marcha de padres de familia que llegó hasta el municipio.
Según Romero, los manifestantes reaccionaron luego de haber recibido baldazos de 'agua hirviendo' por parte de empleados municipales. La turba violentó puertas para forzar el ingreso y quemar papeles y muebles en la calle. Las llamas avanzaron lentamente en el interior de las oficinas, ubicadas en un edificio de tres pisos, hasta inundar de humo varios ambientes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora