Alrededor de cuatro mil letrinas y pozos sanitarios a cielo abierto serán acondicionados para evitar la propagación de enfermedades y particularmente el dengue en Rosario de Lerma.
El relevamiento surge a partir de no tener datos certeros de familias que no cuentan con el servicio de cloacas en la ciudad. Es así que a través del área de Atención Sanitaria de la comuna se iniciaron una serie de acciones en los barrios más afectados: San Jorge, Islas Malvinas, San José y El Tránsito.
El saneamiento incluye instalar anillos protectores de hormigón en los pozos ciegos y en las letrinas que aún existen en miles de hogares de la ciudad.
El programa municipal llamado "Plan 10" se inició en San Jorge, uno de las populosas barriadas del sur. Allí, el sistema cloacal de Rosario de Lerma no llega por el declive del piso, lo que hace por el momento imposible la instalación de cloacas en esa zona.
"No tuvimos otra salida que encarar este programa para cubrir sanitariamente a muchos vecinos que lo necesitan. El sistema es sencillo. El vecino aporta unas cuatro bolsas de cemento y nosotros el resto. Impermealizamos el pozo y le damos un sellamiento que asegura la sanidad del hogar", contó a El Tribuno el joven concejal José Gutiérrez, que personalmente recorre las casas que cuentan con letrinas y pozos a cielo abierto.
La realidad demuestra que la ciudad, con alrededor de 40 mil habitantes, tiene un excesivo número de familias con letrinas y pozos en sus hogares, sin ningún tipo de seguridad ni sellado que permitan prevenir enfermedades en las familias.
"Es verdad, tenemos muchas familias en esas condiciones. Hay gente que hace un pozo, pone tablas encima y un inodoro y lo comienza a utilizar. La seguridad y la sanidad de los vecinos corren riesgo", agregó el concejal.
Trabajo sencillo
El anillado en sencillo. Con una máquina se compacta el hormigón en una circunferencia con un diámetro específico que luego queda como un bloque armado para instalarlo en los pozos. Se necesitan aproximadamente diez de estos anillos, los cuales pueden ser construidos en medio día.
Más o menos con esta proporción se pueden asistir a dos o tres familias con una sola máquina. A la semana casi una decena de viviendas. La Municipalidad ayuda con los operarios, el material y el costo de la mano de obra.
Hasta el momento veinte familias ya tienen sus anillados y la próxima semana serán instalados en los pozos y letrinas. Luego viene una campaña de toma de conciencia y controles en los hogares donde se erradicarán las letrinas.
"Es algo sencillo y sin mayores costos. Las familias interesadas deben pasar por la Dirección de Salud para anotarse ", acotó Gutiérrez y adelantó que este programa tendrá su corolario con la ampliación de la planta depuradora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Jorge Rodriguez
Jorge Rodriguez · Hace 2 meses

En Barrio San Jorge, de Rosario de Lerma, por lo menos 3 vecinos por cuadra solo usa el pozo ciego para el desagote del inodoro. Luego, los desagues provenientes de la cocina los tiran con baldes a la calle, generando un caldo de cultivo de enfermedades y olores nauseabundos. A VER SI LA MUNICIPALIDAD SE PONE LAS PILAS CON ESTE TEMA QUE NO DESCONOCE Y SUCEDE HACE TIEMPO.


Se está leyendo ahora