Los trabajadores municipales de la comuna de Salvador Mazza definirán hoy si retoman una medida de fuerza que podría extenderse por tiempo indeterminado, agotadas todas las instancias de conciliación obligatoria decidida por el Ministerio de Trabajo de la Nación y sin que las pretensiones de los dirigentes sindicales hayan tenido aceptación por el intendente Rubén Méndez.
Cabe recordar que el conflicto surgió cuando el jefe comunal decidió no renovar los contratos temporarios a 83 trabajadores y pasarlos a la condición de eventuales -personal que no percibe ningún beneficioso social ni realiza aportes- lo que generó la lógica oposición del gremio de ATE.
Con la presencia del delegado de la departamental San Martín de ese gremio, Fermín Hoyos, pero con la notoria ausencia del delegado local, Rubén Moreno, los trabajadores permanecieron dos semanas de paro, hubo protestas y una olla popular instalada en la puerta de la sede comunal.
Cuando tomó intervención el Ministerio de Trabajo de la Provincia, convocó a una conciliación obligatoria a los trabajadores, que volvieron a sus puestos de trabajo. Ya en ese momento, 50 de ellos habían aceptado la propuesta de Méndez de pasar a la condición de planilleros hasta dentro de 6 meses, cuando el Ejecutivo analizará la posibilidad de volverlos a incorporar como contratados.

Lo que sucederá esta semana

Hoyos, quien durante la medida de fuerza mantuvo un duro enfrentamiento con el delegado local, Moreno, por no acompañar la medida de protesta, explicó que "a partir del lunes (por hoy) la situación se debe definir. Todo esto es muy desgastante, porque nadie quiere pasar semanas en este clima de incentidumbre. La Provincia no va a venir en auxilio de la Municipalidad, porque la Auditoría General de la provincia detectó serias irregularidades en el manejo de fondos. Ya superamos la conciliación obligatoria y las partes en conflicto fuimos liberadas para tomar las medidas que los trabajadores decidan", explicó.

La pelea es por la caja

El secretario de Prensa local, Oscar Gutiérrez, se mostró indignado por la situación y consideró que "Moreno y Hoyos son la misma cosa, porque la única preocupación que tienen es la caja del gremio que manejan, por los aportes de los afiliados. A ninguno de los dos les interesa el bienestar de los trabajadores", expresó el funcionario.
Gutiérrez consideró que "estos ataques permanentes a la gestión del intendente Rubén Méndez tienen un objetivo político para lo que usan a los trabajadores municipales, sobreactuando una preocupación que no tienen. Esto lo van a terminar pagando políticamente muy caro".
"Hoyos debería explicarle a los afiliados de ATE del departamento San Martín qué hace con los 4 millones que recuada por mes; también debería contarles cómo hace para tener camionetas doble tracción cero kilómetro, propiedades fuera de la provincia y un montón de otros bienes a los que un empleado municipal como él, porque es eso en definitiva, no podría adquirir ni en sueños", detalló el funcionario.

La ambición local

Gutiérrez fue más allá y consideró que "Moreno, por su parte, pelea para manejar los aportes de los 400 trabajadores de Salvador Mazza, ese es su único desvelo. Entonces, que dejen de mentirle a la gente, que expliquen por qué no hacen los balances como corresponde a cualquier organización sindical y dónde van a parar los recursos de ATE".
A las municipalidades pobres, como es el caso de la comuna de Salvador Mazza "le cuentan las costillas todos los días, pero no cuentan qué hacen con lo que reciben de los afiliados y no les dan ninguna explicación", continuó Gutiérrez.
"Hay que terminar con la hipocresía, porque lo único que quieren cuidar, tanto Hoyos como Moreno, es la caja; sus propios intereses, sus propios ingresos y nunca dan cuentas de lo que hacen o dejan de hacer en el gremio", espetó Gutiérrez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia