La CGT afrontará una semana clave en su relación con la Casa Rosada, ya que el jueves definirá si acepta la propuesta que le presentará el Gobierno el día anterior o finalmente convoca a su primer paro nacional contra la gestión de Mauricio Macri.
En medio de claras divisiones dentro de la central obrera entre "dialoguistas" y "combativos", el miércoles se llevará a cabo una reunión entre ministros del Gabinete y la plana mayor de la CGT (Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer), en la que verá luz la propuesta oficial frente a los reclamos de bonos de fin de año para jubilados, desocupados y trabajadores activos, además de la eximición del impuesto a las ganancias del medio aguinaldo.
Al día siguiente, la CGT discutirá en una reunión de consejo directivo si acepta el ofrecimiento o lo rechaza y anuncia la fecha del paro nacional.
Si la propuesta es claramente insuficiente, la decisión de avanzar con la fecha del paro (se barajan el 18 y el 20 de octubre) no será muy complicada de adoptar.
En cambio, si los ministros ofrecen números intermedios, es decir que no sean ni aceptables ni rechazables a primera instancia, se espera una extensa y dura reunión entre los popes sindicales para definir si postergan o activan la huelga general.
En privado, la central le pidió al Ejecutivo que fije para el bono un piso de 2.000 pesos tanto para estatales como para trabajadores del sector privado y esperan que el Gobierno les adelante una respuesta antes de la posible reunión del miércoles.
El Ejecutivo ya tiene resuelto eximir de ganancias al medio aguinaldo de diciembre a quienes perciben salarios en bruto de entre 40.000 y 45.000 pesos, y dar un bono de fin de año a jubilados y desocupados de entre 500 y 1.000 pesos, una cifra que es considera baja por los gremialistas.
Pero el principal punto de desencuentro se ubica sobre el bono para los trabajadores activos del sector público, que el Gobierno no está convencido en otorgar, mientras que en el caso de los privados recordaron que varias actividades siempre dan esa compensación.
Inclusive, el secretario adjunto del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, amenazó en los últimos días con romper la CGT si la central obrera no convoca a un paro general más allá de si el Gobierno aprueba un bono navideño. Y fue duro contra el triunvirato conformado por Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña al sostener que la conducción de la CGT "no tuvo huevos para pararle al Gobierno".
Y fue más allá en su airada reacción: "Si acepta un bonito o maquillaje" a cambio de desactivar el paro que impulsan otros sectores del movimiento obrero, "no tendría sentido seguir en esa central". Así, Moyano agitó las aguas de una CGT que ya venía revuelta por las distintas posturas en torno de cómo plantarse frente al Gobierno nacional.
La UTA ya vislumbra un paro
El secretario general de la UTA, Roberto Fernández, aseguró ayer que “da toda la impresión que va a haber paro”, aunque pidió que el presidente Mauricio Macri reciba a la CGT para “trabajar” y “encontrar un equilibrio. Da toda la impresión que va a haber paro. Pero vamos a trabajar para ver si podemos encontrar un equilibrio”, sostuvo el dirigente sindical.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora