El movimiento turístico de la Semana Santa reveló la delicada coyuntura económica que vive el país. Los argentinos que viajaron por el país durante el feriado gastaron unos 4.045 millones de pesos en el fin de semana largo, lo que representó una caída del consumo del 4,8 por ciento.
Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), unas 2.270.000 personas viajaron por el país entre el miércoles en la tarde y este domingo, cuando se inició el regreso a casa.
Es relevante el dato de que la cantidad de turistas que viajó fue un 2,1% superior con respecto a la misma fecha del año pasado, aunque la estadía fue más corta y las ventas de bienes y servicios vinculadas al sector cayeron 4,8 por ciento.
En general, según el informe de la cámara empresaria, el movimiento turístico fue "bueno" y en muchos destinos superaron las expectativas.
Los visitantes permanecieron en promedio 3,3 días en los lugares elegidos, cuando en 2015 la permanencia había sido de 3,8 días, y sostuvieron un gasto diario per cápita de 540 pesos, un 18,7 por ciento mayor al del año pasado.
Pero con una inflación anual que superó ese nivel, el gasto cotidiano reflejó cómo con menor poder adquisitivo, la gente sigue viajando pero ajusta diferentes ítems para abaratar el fin de semana.
Según el relevamiento realizado por CAME en 40 ciudades del país, las ventas de bienes y servicios ligadas al turismo (medidas en cantidades) tuvieron una caída promedio de 4,8% frente a lo que sucedió en el mismo feriado de 2015.


En general, el comercio minorista arrancó el año en baja y el fin de semana se mantuvo esa misma tendencia: uno de los rubros que más lo sintió fue gastronomía y locales de artesanías o regalos.
Los gastos muestran igualmente una fuerte dispersión entre destinos, pero en todos prevaleció un mismo patrón: el turista cuidó sus consumos, y cuando fue necesario, resignó calidad para aprovechar las ofertas de alojamiento, gastronomía y servicios recreativos que ofrecieron muchos empresarios para captar público.
En lo que va de 2016, hubo dos fines de semanas largos (carnaval y Semana Santa, que este año coincidió con el Día de la Memoria), en los que viajaron 4.320.000 turistas con pernocte, y dejaron ingresos directos por 8.135 millones de pesos en las economías regionales.

A lo largo del país
La provincia de Buenos Aires recibió el 31,2% de los turistas que salieron de viaje por el país. Para atraer al público los empresarios hoteleros ofrecieron promociones muy agresivas, especialmente en la Costa Atlántica donde tras la temporada floja de verano, se realizaron descuentos de hasta 50%.
En tanto, Córdoba tuvo arribos que se ubicaron por encima del año pasado. Las ventas sin embargo no lograron repuntar y los comercios relevados informaron una caída promedio de 2% en cantidades frente a Semana Santa 2015.
En Mendoza, con un gasto promedio diario por turista de $800, se estima que casi 40 mil personas habrán recorrido la provincia el fin de semana, registrándose un aumento importante frente al año pasado.
Jujuy, por su parte, es uno de los destinos más populares para quienes buscan turismo religioso. Este año el movimiento fue bueno, aunque las ventas siguieron la tónica general con cierto estancamiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora