"Fue un miedo terrible lo que sentimos, principalmente por nuestros hijos. Fueron momentos de mucha desesperación, no sabíamos para dónde correr porque se comenzó a caer todo y se nos venían encima las paredes y el techo".
Este es el crudo relato de Analía Morales, quien tiene 28 años, está casada con Carlos Ruiz con quien tiene tres hijos de 10, 7 y un año. Ella forma parte de una de las cinco familias que hasta ayer permanecían alojadas en el complejo municipal de El Galpón, luego de que el sismo dejara a sus casas inhabitables.
La mujer vivió ayer un Día de la Madre superando los difíciles momentos junto a su familia, los otros evacuados y personal municipal y de la provincia que los está asistiendo.
"Lo primero que hicimos fue agarrar a nuestros hijos y pudimos salir bien. Pero mi hijo de 7 años quedó muy mal y tuvieron que brindarle atención psicológica porque lloraba mucho y decía que tenía miedo a un nuevo temblor. Nos costó bastante calmarlo porque quedó muy asustado", dijo la mujer.
La familia alquilaba una vivienda en la avenida Eva Perón. "Fueron a verificar y nos dijeron que no podíamos permanecer ahí porque se podía venir abajo todo en cualquier momento. Además la casa quedó sin techo. Ahora no tenemos adónde ir", dijo.
"En este Día de la Madre doy gracias a que tengo a mis hijos sanos y salvo. Hemos compartido con las otras familias evacuadas este día. Estamos esperando una respuesta de las autoridades", concluyó.
Carlos Ruiz trabaja en tareas del campo, es oriundo de El Galpón y Analía es de Buenos Aires. La humilde familia desde hace 9 años reside en la localidad del departamento Metán.
El violento sismo que golpeó con dureza el sábado a los pobladores de El Galpón, y fue noticia nacional e internacional, dejó como saldo 30 personas con heridas leves y lesionadas y la muerte de la reconocida docente Alberta Flores, de 94 años, quien fue despedida en medio de escenas de profundo dolor.
Muchos temen que se vuelva a producir un temblor de similares características, ya que la zona es de alto riesgo sísmico. Muchos recordaron lo sucedido en la legendaria ciudad perdida de Esteco, que se encuentra cerca de allí, en Río Piedras, y fue destruida en 1692 por un terremoto que dio origen al culto en honor al Señor y Virgen del Milagro.
Por eso, los fieles recorrieron las calles del pueblo en la tarde de ayer con la imagen de su patrono, San Francisco Solano.

procesion san francisco.jpg
Procesión de San Francisco Solano.
Procesión de San Francisco Solano.

Todos en la procesión
A las 19 de ayer la comunidad de El Galpón realizó una procesión por las calles del pueblo con la imagen de su patrono, San Francisco Solano. Fue encabezada por el padre Eduardo Pastrana para pedir protección, tras el fuerte sismo del sábado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora