La petrolera angloholandesa Shell está evaluando vender activos de refinación, transporte y distribución en Argentina, como parte de un programa de desinversiones por 30.000 millones de dólares, según dijo ayer su presidente ejecutivo, Ben van Beurden. Shell es la empresa que por años lideró Juan José Aranguren, actual ministro de Energía. Actualmente está manejada por Teófilo Lacroze. El ejecutivo declaró en una conferencia en Nueva York que la empresa está asumiendo una revisión estratégica de activos "downstream" (el sector que abarca refinación y comercialización) en el país.
Una vocera de Shell aclaró que los activos de upstream -de exploración y producción- en Argentina no forman parte de esa revisión.
Los activos de downstream de la petrolera en Argentina incluyen la refinería de Buenos Aires, cerca de 600 estaciones de servicio, más negocios de comercialización y suministro, químicos, propano o gas de petróleo licuado, combustibles marinos, combustibles para la aviación y negocios de lubricantes.
En junio, en su primera presentación de estrategia de largo plazo desde la compra de BG por US$ 54.000 millones en febrero, Shell presentó planes para limitar el gasto y cerrar plantas en algunos países para centrarse en las operaciones más rentables, como la de gas natural licuado, la producción en aguas profundas y los químicos.
En esa ocasión, Van Beurden dijo que esperaba que los nuevos recortes ayuden a impulsar las acciones de Shell, que han quedado a la zaga de sus rivales desde que el acuerdo de compra de BG fue anunciado en abril del 2015. Además de las estaciones, Shell tiene participación en exploración petrolera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora