Para la familia todavía quedan dudas sobre el rol de un hermano del asesino, que era policía y consideran que podría haber tratado de protegerlo frente a las denuncias por violencia de Rosana Alderete.
"Siento que no hubo justicia porque tendrían que haber investigado a su hermano, que parece que sabía", dijo Guillermo Alderete, padre de Rosana.
"Para mí los que golpean a las mujeres es porque nunca las quisieron", reflexionó el hombre sobre la violencia de género.
Vanina Alderete tenía 11 años el 28 de agosto de 2004, cuando ocurrió el crimen. Su padre la hirió con un cuchillo esa madrugada, pero ella salió de la casa y se salvó con la ayuda de vecinos. Hoy vive con sus abuelos y, 11 años después del crimen, recibió una indemnización.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora