Malvina Astorga declaró que se siente humillada por el trato poco decoroso que recibe en la Alcaidía de Tribunales cuando concurre a visitar a su esposo, Omar Pereyra, el dirigente de la UTA que está sindicado como el cabecilla de la toma de la sede gremial. "Parece que todos tuvieran una fijación conmigo porque de la forma que se dirigen hacia mi persona, siento que me tratan como una prostituta", expresó a El Tribuno. Astorga no solo sobresale por ser una atractiva mujer, sino porque se convirtió en la líder del grupo de esposas que reclaman por la libertad de los dirigentes que participaron de la revuelta del 12 de septiembre.
Contó que en la última visita al presidio ubicado en la Ciudad Judicial fue vestida de manera sobria, de jeans y una remera larga, pero a pesar de ello le llamaron la atención. "Me puse esa ropa porque una de las condiciones para las visitas es que no vayan con ropa provocativa, pero el guardia me salió con una gansada. Me dijo: "señora, el tema no es la ropa, sino el contenido''", comentó. La esposa de Pereyra manifestó que se sintió humillada por la desafortunada elucubración del custodio. "Solo atiné a decirle a ese policía que era un mal educado, un desvergonzado", dijo. Y agregó: "Soy mamá, tengo cinco hijos, el mayor de 15 años y el menor de cinco y no puedo aceptar que me traten de esa manera". Por esta situación, Malvina Astorga anunció que presentará una denuncia en el Ministerio de Derechos Humanos. "Soy la esposa de un preso político del gremialismo, pero así fuera la de un delincuente, ninguna mujer merece un trato de tan bajo calibre", sentenció.
Además de ese incidente, Astorga denunció que sufre restricciones en los horarios de visita a Pereyra en la Alcaidía. "La semana pasada me dejaron pasar a mi, pero no a mis hijos y recién el viernes les permitieron ver a su papá", se quejó. Por todas las cosas que le están pasando, la mujer sospecha que detrás de esas limitaciones se oculta una persecución contra de su persona. "Lo que observo es que para las otras visitas no hay trabas, en cambio a mi siempre me ponen peros y hasta tienen el tupé de faltarme el respeto", expresó. No obstante ello, Astorga sostuvo que "todas estas cosas me dan más fuerza para seguir luchando, no solo por la libertad de mi esposo y de los otros detenidos, sino para desenmascarar a los corruptos de la UTA".

Situación de los afectados de salud

Tres de los detenidos por la toma de la sede de la UTA que habían sido internados el jueves ya fueron dados de alta y siguen alojados en la Alcaidía de Tribunales. Se trata de Carlos Martín Barrios, Jorge J. Banda y Exequiel Malenque, los dos primeros afectados de presión. "Mi esposo sufre problemas urinarios, está medicado pero sigue con dolores y eso nos preocupa", dijo Belén de Malenque.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial


Se está leyendo ahora