Los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez seguían prófugos ayer tras escapar hace siete días de un penal de General Alvear, mientras unos 700 policías los buscaban con múltiples operativos en la zona sur del conurbano bonaerense, lugar hacia adonde apuntan las últimas pistas de esta verdadera cacería humana.
Los operativos se intensificaron en las últimas horas, luego de que el jueves, en un control policial en la localidad de Ranchos, los tres prófugos a bordo de una camioneta balearon a dos policías, de los cuales uno corre riesgo de muerte. Todo sucedió a las 3.40 del 31, cuando a bordo de una camioneta Ford Ranger en un puesto vial de Ranchos, los fugados hirieron a balazos a los agentes Lucrecia Yudati, de 33 años, y Fernando Pengsawath, de 22, quienes hasta ayer permanecían internados.
Durante toda la madrugada del viernes, con helicópteros y gran cantidad de efectivos, Víctor Schillaci y los hermanos Christian y Martín Lanatta fueron buscados en una "zona poblada", tal cual señaló el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.
Los operativos se intensificaron, ya que tras el ataque a los efectivos, los controles se concentraron en la zona de Ranchos, Ledesma y Chascomús. También trascendió que estaban cercados y los prófugos por medio de interlocutores reclamaban dos condiciones para finalmente entregarse: que sean detenidos en una cárcel federal y que cuenten con garantías.
Varias versiones
Más allá de la afirmación desde el Gobierno bonaerense de la inminencia de su captura, ayer al cierre de esta edición, los fugitivos seguían en libertad y varios testigos los ubicaban en diferentes zonas del sur del conurbano bonaerense.
La primera versión los ubicaba en Quilmes comprando verdura a bordo de una camioneta blanca, otra afirmaba que estuvieron en Florencio Varela a bordo de una combi e incluso que podrían estar escondidos en un campo de Lobos.
Una verdadera cacería 700 efectivos de la Policía Bonaerense, de la Federal y de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia) seguían con la búsqueda.
Ayer también se supo que uno de los prófugos, Christian Lanatta, visitó el jueves por la tarde a su exsuegra y, bajo amenaza, le robó una camioneta Kangoo con la que habría escapado. Así lo afirmó la exmujer de Lanatta, Ana Laura Montiel, que efectuó la denuncia en la DDI de Quilmes.
Además, existe una denuncia previa que indica que Lanatta estuvo el mismo día de la fuga, el domingo, en la casa de su exsuegra en Villa España, partido de Berazategui, a quien también le robó plata.
Ese mismo domingo, pero un poco más tarde, los tres prófugos también fueron a la quinta de Florencio Varela de Marcelo Melnyk, alias el Faraón, el amigo de Víctor Schillaci que estaba dando una fiesta para 100 personas y que ahora está detenido luego de admitir que les dio plata.
Por otro lado, fuentes de la Policía Bonaerense corroboraron que la camioneta Ford Ranger, que un vecino reportó incendiándose en la localidad de Bosques, en Florencio Varela, fue utilizada por los prófugos en su huida.
La versión, publicada por Infobae, asegura que el vehículo había sido robado en septiembre de 2014 y tenía adulterada su patente original.
Según el testimonio de algunos vecinos, los Lanatta y Schillaci fueron vistos en la zona de Bosques, y uno de ellos aseguró que casi atropellan a su padre en una camioneta en la que iban a bordo los tres condenados por el triple Crimen de General Rodriguez.
La Policía sigue ahora un nuevo rastro. Otro vehículo: una Renault Kangoo, que sería la que Lanatta le robó a su exsuegra.
Por su parte, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró que las fuerzas armadas buscan intensamente a los tres condenados del triple crimen de General Rodríguez, y afirmó que los "quieren encontrar vivos".
"La Policía está trabajando fuertemente el operativo cerrojo en la zona y con rastrillajes en las rutas y caminos rurales", dijo el funcionario de la gestión provincial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 11 meses

Pescado podrido...


Se está leyendo ahora