Gustavo Adolfo Herrera Leáñez, acusado de femincidio, se abstuvo de declarar y no quiso dar su versión ayer ante la jueza, en el primer día del juicio oral y público que se lleva a cabo por el crimen de Gabriela Romina Surita, la joven madre (21 años) a quien le aplastaron la cabeza con un bloque de cemento el 30 de julio pasado en una vivienda de villa Lavalle de esta ciudad. La audiencia seguirá hoy en la Sala IV del Tribunal de Juicio, a partir de las 8.30.
Gustavo Herrera está imputado por homicidio doblemente calificado por la relación de pareja preexistente entre las partes y por mediar violencia de género, en perjuicio de Gabriela Surita.
En el primer día de juicio el jurado unipersonal integrado por la doctora Norma Beatriz Vera escuchó el testimonio del hermano de la víctima, además de tres policías más, todos en calidad de testigos. Estos últimos tuvieron participación en los primeros procedimientos, cuando se produjo el hallazgo del cuerpo de Surita, el primero de julio del año pasado en villa Lavalle.
La defensa técnica del imputado está a cargo de Daniel Adolfo Luna y Miguel Ángel Fernández, en tanto que la parte querellante está integrada por María Saldaño Abdo y Jacqueline Cobos. Las doctoras están convencidas de que a dicho caso le cabe la figura del femicidio, ya que Herrera está acusado de haberle quitado la vida a Surita de manera violenta. Los tres hijos de la mujer estaban presentes en ese trágico y horroroso momento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora