La idea lanzada en 2014 de construir casas para comunidades originarias era indiscutidamente buena, pero la realidad resultó muy diferente.
Como pasó con muchos de los proyectos de obras públicas de la administración kirchnerista, el plan no se concretó ni benefició a quienes estaba dirigida.
Hay que recordar que el proyecto para la construcción de 321 viviendas sociales en jurisdicción del municipio de Tartagal, preveía construir y equipar las viviendas con cocina y muebles, y para no remarcar a las mismas comunidades de siempre, aquellas que están más cercanas a la ciudad, se comenzó construyendo en el paraje Monteveo, ubicado a 50 kilómetros hacia el oeste de Tartagal, por la ruta nacional 86.
La impulsora del proyecto fue Mirta Pulido, exdirectora nacional de Gestión de Centros de Referencia del Ministerio de Desarrollo Social que encabezaba Alicia Kirchner. Hoy, Pulido es subsecretaria de Abordaje Territorial de la provincia de Santa Cruz.
La organización
Para poner en marcha las obras, se formaron 8 cooperativas de pobladores guaraníes que, en total sumaban, alrededor de 400 obreros pertenecientes a esas mismas comunidades.
La Federación de Cooperativas Argentinas enviaba los fondos, en forma directa, al domicilio de esas cooperativas, solo para el pago de sueldos.
Pero los materiales, y el mobiliario se trajeron en camiones desde Buenos Aires.
Las obras del proyecto incluían un CIC (Centro de Integración Comunitaria), pero como el resto de lo proyectado, quedaron paralizadas y a medio construir y hoy, los operarios que trabajaron, reclaman el pago de al menos dos meses de sueldos atrasados.
Los recursos no llegan
Consultado sobre este tema, el intendente de Tartagal, Sergio Leavy, explicó que "se pretendía comenzar la construcción en el paraje perteneciente al municipio y llegar con las 321 viviendas hasta el kilómetro 6. Pero los recursos dejaron de llegar, los trabajos están inconclusos y la gente reclama por sus salarios. Ojalá que el proyecto se revise en Buenos Aires y se termine porque era totalmente beneficioso para las comunidades aborígenes y para las cooperativas que contenían laboralmente a muchos desocupados".
El reclamo
El tema salió a la luz cuando la semana pasada los obreros comenzaron a reclamar el pago de sus haberes en una vivienda del barrio Provincias Unidas donde funcionaban oficinas de una de las cooperativas. Responsabilizan a Hugo Ortíz, de la Cooperativa Cherenta, un representante que los contrató y les pagaba, en efectivo, los salarios y que por estos días tiene paradero desconocido.
Hasta ayer ninguno cobró y tampoco saben a dónde recurrir y no descartaron formalizar una denuncia penal en la Ciudad Judicial de Tartagal para avanzar en sus reclamos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 1 mes

fue una de las tantas PERLITAS DE LA ADMINISTRACION KKKKKKKK........se lleno el Nin de Planificcacion y el Intedente de TARTAGAL........los fondos los mandaros pero nunca aparecieron........como sabian que perdianla elecciones ......el Intendente los Mexicaneo....el unico BENEFICIADO FUE EL SR LEAVY............quien va Investigar dichos Fondos.....???????' Quien ......???? fue unos de los tantos CHOREOS ..........PREGNTEN .....ALICIA KKKK......????

Se está leyendo ahora