*

Siguen los trabajos sobre el puente carretero Las Cañas
"Faltan políticas de control, prevención y mantenimientos de los puentes". Estas expresiones corresponden al concejal Sebastián Iglesias, del municipio rosarino, que se hizo eco del problema recurrente que sufre el puente del río Las Cañas.
Personal de Vial NOA, concesionaria de la ruta 9 y 34 en el tramo comprendido entre Molle Yaco (Trancas Tucumán) y Cabeza de Buey (Güemes Salta), por estas horas realiza una intensa tarea para apuntalar el puente carretero del río las Cañas, que sufrió los embates del agua en la madrugada del día martes, y como consecuencia erosionó toda su base hasta arrasar con el terraplén del sector norte del puente carretero.
Allí trabaja una topadora, una retroexcavadora y varios camiones, para asegurar la base del puente, sobre todo el sector norte, donde cedió uno de los terraplenes.
Si bien se habilitó el paso vehicular, los técnicos de la empresa reconocen que debe llevarse a cabo un trabajo mucho más integral sobre el puente carretero.
"Falta control, prevención y mantenimiento". Sebastián Iglesias
Sin embargo, vecinos de los departamentos de Metan y Rosario de la Frontera consideraron que es hora de construir un nuevo puente carretero. "No podemos seguir poniendo parches sobre una obra que es necesaria e imperiosa para al zona sur de Salta", dijo un grupo de vecinos que estaba ayer en el lugar.
Cabe recordar que a las 4 de la madrugada del martes y por precaución, Vial NOA tomó la determinación de cerrar definitivamente el paso vehicular, porque el agua del río se llevó puesto uno de los terraplenes.
Luego del mediodía se habilitó media calzada y en horas de la noche las dos manos de la ruta 9 y 34.
Válido es resaltar que el terraplén que el agua se llevó este martes es el mismo que sufrió daños en el 2011, cuando el río cortó literalmente al puente carretero.
Políticas claras
El concejal de la UCR por el municipio de Rosario de la Frontera, el ingeniero Sebastián Iglesias, manifestó a El Tribuno: "En nuestro país esta problemática es sumamente grave, puesto que faltan políticas de prevención, que incluyan un efectivo control y mantenimiento de los puentes, tanto a nivel nacional como a nivel provincial y municipal. Los efectos hídricos son nuevamente actores principales, como pudimos observar con el río Las Cañas", expresó.
"Consideramos necesario que nuestro país desarrolle políticas propias que a nivel nacional permitan mitigar los efectos destructivos asociados a esta problemática", agregó.
"El control y mantenimiento de un puente puede enfocarse desde diferentes aspectos, los más conocidos y predecibles son: cuidar el estado estructural, el estado de calzada, la señalización y la seguridad vial", explicó.
las cañas puente máquina 2.jpg
Máquinas trabajan sobre la costa del río tras la creciente. Javier Corbalán
" id="1145004-Grande-1726172713_embed">
Máquinas trabajan sobre la costa del río tras la creciente. Javier Corbalán
Los principales problemas hídricos que afectan a los puentes, además de la falta de mantenimiento, son la erosión general o localizada en pilas y estribos y la sedimentación en la luz del puente. El primero de ellos desestabiliza la fundación del puente provocando el colapso de la vía, también el segundo en forma indirecta, puesto que los sedimentos disminuyen el área de paso del flujo, que en posteriores crecidas buscará su camino por sobre el propio puente, explican especialistas.
"Estadísticamente la causa más importante de colapso de puentes es la acción hídrica, que en la mayoría de los casos es un fenómeno recurrente y progresivo, por lo que debemos abocar esfuerzos en realizar prevención. Esto se logra con un seguimiento temporal periódico de las condiciones en que se encuentra el puente en su lugar de implantación y sus alrededores", dijo Iglesias.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...