La falta de glucantime, medicamento específico contra la leishmaniasis, sigue siendo una preocupación en Orán, donde la enfermedad afecta especialmente a pobladores rurales y que, en lo que va del año, 90 fueron los pacientes que atendió el hospital San Vicente de Paul. Por eso se prepara para pedirlo en préstamo en la ciudad boliviana de Bermejo.
Actualmente son cuatro las personas afectadas y reciben un tratamiento paliativo con anfotericina B. El problema es que, más allá de la cantidad de pacientes, muchos abandonan el procedimiento porque les significa internarse unos 14 días. En cambio, con el remedio adecuado la terapia debe hacerse durante 6 meses en forma ambulatoria.

Compra en Bolivia
La gerenta de hospital, Liliana Canini, como en otras ocasiones reiteró que falta la medicina adecuada. Adelantó que tienen expectativas de que una partida llegue esta semana, "pero si no se provee, nuevamente recurriremos al préstamo que nos hace el hospital de Bermejo", ciudad fronteriza con Aguas Blancas.
En agosto de 2015, una situación similar obligó al hospital oranense a pedir en calidad de préstamo 700 dosis de Tarija, pero trascendió que en esa ciudad tampoco hay disponibilidad del medicamento.
En primera persona
Luis Vaca es un vecino de Aguas Blancas y trabaja en una finca llamada El Caporal, ubicada detrás de Peña Colorada. Desde el pasado miércoles 20 está internado a causa de la leishmaniasis, enfermedad que se le manifestó hace más de dos meses. Contó que el tratamiento con las pastillas no es tan efectivo como con las ampollas de glucantime. "Pregunté a los médicos, pero nadie me asegura que dispondrán del remedio", remarcó.
El medicamento para esta enfermedad endémica, propia de la zona tropical, debe ser provisto por el Ministerio de Salud de la Nación, que a la vez lo importa desde Francia. El laboratorio, a su vez, provee según los pedidos de los países que lo solicitan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora