Silvia Carranza tiene 60 años de edad, se moviliza en silla de ruedas y es una luchadora por los derechos de las personas discapacitadas. Desde el 2012 se convirtió en la primera mujer en presidir Cilsa, una ONG que trabaja por la inclusión de las personas con discapacidad. En diálogo con El Tribuno, Silvia Carranza puso especial atención en la necesidad de luchar contra la desnutrición porque "es generadora de discapacidad". Además, se refirió a la alianza estratégica que Cilsa está desarrollado con el doctor Abel Albino, un médico que trabaja contra la desnutrición, y a la posibilidad de instalar una sede de la ONG en Salta. También apuntó a la importancia de las políticas públicas para terminar con las barreras arquitectónicas.
En septiembre visitó la provincia y no es la primera vez que viene. ¿Cuáles son las necesidades que más le llamaron la atención?
Veo muchas necesidades en la provincia, pero me llamó mucho la atención la falta de sillas postulares para niños que tienen miolemielomeningocele o hidrocefalia, que en muchos casos ocurre por un tema de desnutrición, ya que se produce líquido raquídeo en el cerebro. La desnutrición es un tema al que Cilsa está empezando a prestarle atención.

¿Por qué motivo?
Porque al prevenir desnutrición uno previene discapacidad. Es por eso que estamos en una alianza con el doctor Abel Albino.
¿Por qué la desnutrición produce discapacidad?
A esto lo aprendí del doctor Abel Albino. Él dice que los primeros mil días del niño son los días que marcan su futuro y su destino, porque ahí es cuando se forma su cerebro. La discapacidad mental se produce porque un cerebro mal alimentado desde el día cero de su gestación hasta el día mil no tiene la misma respuesta. Haciendo un análisis más escueto, hay muchos casos de discapacidad intelectual y muchos casos de discapacidad motora. Nosotros lo fuimos viendo con Albino y creemos que hay que trabajar sobre esto.
¿Me puede contar un poco más de esa alianza con el doctor Albino?
Con Abel Albino estamos trabajando hace tres años. El 30 de octubre, en Santa Fe, vamos a empezar a formar parte de la familia Conin. Siempre hablamos con Albino de que prevenir desnutrición es prevenir discapacidad, sobre todo discapacidad mental. Creemos que es una mochila muy pesada como para no llevarla y dejarla de lado.
El 18 de septiembre se hizo el lanzamiento de la Red Mundial Conin en Salta y usted estuvo como invitada de ese evento. ¿Qué vino a hacer?
Estuvimos presentes con el equipo de Cilsa porque queremos ponernos a disposición de este emprendimiento que nos parece muy útil. Sobre todo porque están interactuando todas las facetas que son necesarias, dentro de esta sociedad, para poder cubrir todas las falencias e intentar trabajar sobre esta gente que es tan carenciada y vulnerable.
¿Qué tareas realizan en la provincia?
Nosotros, por ejemplo, llevamos entregados más de 490 elementos ortopédicos, entre sillas, bastones, muletas y andadores. En la provincia de Salta, nuestra idea es poder colaborar con todas las organizaciones que forman parte de este proyecto.
¿Existe la posibilidad de abrir una sucursal de Cilsa en la provincia?
Es un sueño que tenemos. Nuestra idea es abrir en Salta un Cilsa para nuclear a todas aquellas provincias del NOA o, por lo menos, a las más cercanas.
Hacer una oficina regional con más alcance para poder cubrir más las necesidades, para que sea más rápida la distribución, porque si no cada vez que vamos a una provincia tenemos que trasladar las cosas desde Santa Fe.
Aparte, Cilsa tiene cinco programas que nos gustaría mucho desarrollar en la provincia.
Dentro del programa de becas y oportunidades, ustedes tienen a salteños beneficiados...
Nosotros tenemos a 14 salteños beneficiarios del programa de becas. Es una beca que Cilsa otorga de forma mensual a toda aquella persona que haya terminado el secundario y quiera estudiar una carrera universitaria o terciaria. Ahí también trabajamos con la UNSa en conjunto porque la universidad nos ayuda a controlar al alumno, que rinda dos materias por año mínimo para que pueda seguir accediendo a la beca.
Imagino que usted por su trabajo en Cilsa debe haber viajado mucho por el país. ¿Qué falencias estructurales vio que tiene Argentina para las personas discapacitadas y en qué se debería trabajar para resolverlas?
Yo creo que se tiene que trabajar en el desarrollo de políticas públicas, sobre lo que una persona con discapacidad necesita. Falta mucho desarrollo en todo lo que es infraestructura. No es tan difícil poder construir una rampa y eso hace mucho más fácil la vida de una persona discapacitada.
A la Argentina, en general, le falta mucho para tratar a una persona discapacitada de igual a igual.
¿Piensa que se sigue discriminando a las personas con discapacidad o hemos evolucionado como sociedad?
No, hemos crecido como sociedad. No es que la gente tenga rechazo, sino que tiene miedo a lo que no conoce y en toda sociedad el conocimiento es lo que hace que un pueblo sea más grande, que tenga menos tabúes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora