Luis Marcelo E. nunca fue policía, pero durante más de dos años simuló serlo. Vestía uniforme, utilizaba un handy y se movilizaba en un auto con vidrios polarizados. Buscaba chicas en barrios pobres de la ciudad santafesina de Rosario, recreaba un procedimiento y abusaba de ellas. En total se le imputaron 18 casos de abuso sexual.
Al hombre, de 40 años lo detuvieron una violación. Pero desde abril de 2014 a esta parte otras 17 jóvenes declararon haber sido abusadas en similares circunstancias por una persona de parecidas características y el progreso de la investigación lo complicó aún más.
El sospechoso fue imputado por la fiscal Carla Cerliani, de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, por "abuso sexual con acceso carnal", en algunos casos con agravantes como el uso de arma. El juez Andrés Donnola dispuso para el acusado la prisión preventiva sin plazo.
El modus operandi
La investigación, que incluyó pruebas de ADN y el análisis de prendas secuestradas, indica que el hombre sería el responsable de ocho violaciones a menores de edad, de 14 a 17 años, y de otras 9 mujeres de 18 a 25.
Según el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el modus operandi fue similar en todos los casos: el acusado se paseaba por barrios vulnerables en un auto sin identificar, con vidrios polarizados, y abordaba a una adolescente. Se presentaba como un agente de la división de Drogas Peligrosas, utilizaba el ardid de una supuesta denuncia y llevaba a sus víctimas en el vehículo para luego abusar de ellas, bajo amenazas de muerte.
El primero de los hechos que se le imputaron ocurrió una noche de abril de 2014. La víctima: una chica de 18 años. Cerca de las 22.30, el hombre descendió de su vehículo y abordó a la joven, que esperaba un colectivo en la parada. El ahora detenido se identificó como policía y le preguntó a la chica si había visto a un grupo de presuntos sospechosos por la zona.
Luego le tomó los datos y le pidió que lo acompañara para averiguar sus antecedentes. La llevó a un descampado y le ordenó que se sacar la ropa. Ella se negó. Él insistió y la violó. La joven logró escapar, y horas más tarde formuló Centro de Atención a la Víctima de Delitos Sexuales.
Con algunas variantes, este episodio ocurrió en otras 17 oportunidades. La fiscal Cerliani no descarta que existan más casos. "Es probable que algunas no hayan hecho la denuncia por temor a estar acusando a un policía", dijo a La Capital.
En la audiencia del miércoles, la fiscal pidió que Luis Marcelo E. continúe preso hasta el juicio y solicitó que se reforzaran los mecanismos de seguridad en su lugar de detención. El juez Donnola aceptó ambos pedidos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...