Cuatro días después del hallazgo de los restos de un bebé comido por los perros en Cafayate, la investigación aún tiene agujeros negros.
Ayer se supo que efectivos de la Brigada de Investigaciones de ese pueblo vallisto encontraron una mochila cerca del lugar donde aparecieron los restos del pequeño.
En el interior había una bolsa que, se presume, habría sido utilizada para llevar el cuerpo del bebé al lugar donde fue abandonado, en un sector de cañaverales.
La mochila tenía completamente rota la base, por lo que cualquier contenido podría haber sido sacado. De hecho, los investigadores creen que animales vagabundos podrían haberla abierto para sacar los restos del bebé.
En paralelo a la investigación que prosiguió en Cafayate, en la ciudad de Salta los peritos del Cuerpo de Investigaciones Fiscales avanzaron en el análisis de los restos del pequeño.
Si bien el primer profesional médico que vio el cuerpo el domingo pasado estimó que el pequeño tenía dos meses de vida antes de morir, en el CIF los peritos analizan los tejidos y huesos para confirmar la edad y si efectivamente había nacido vivo.
"Eran restos que estaban comidos por perros y la rutina de saber si nació vivo y otros detalles es obligatoria que se haga", señaló una fuente próxima al Cuerpo de Investigadores.
También los profesionales elaborarán un perfil genético de los restos para poder cotejarlo, por si en algún momento aparece una persona que dice ser familiar.
El caso quedó en manos de la Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Pablo Paz, quien hoy recibirá la información de la Brigada de Investigaciones de Cafayate y quedará a la espera de los resultados que obtengan los peritos del CIF.
El rumor en el pueblo
"El domingo y el lunes la gente habló del tema, pero ahora es como que ya nadie dice nada, al menos en voz alta, porque los rumores no faltan", dijo ayer un vecino que estaba en la plaza principal de Cafayate.
El hallazgo ocurrió el domingo último, en la tarde.
Según la versión que dio una mujer a la Policía, una chica de 15 años vio venir a un perro que traía en su hocico algo que le llamó la atención.
Al acercarse al animal, de color marrón según la descripción que habría dado, vio una aterradora imagen: el perro traía restos humanos que evidentemente eran de un bebé.
Presa de los nervios y alterada por el lamentable y desagradable hallazgo, la joven pidió ayuda a los vecinos, quienes llamaron al 911.
Una patrulla llegó a la intersección de las calles Rivadavia y Michel Torino, en la zona oeste de Cafayate, de donde había salido el animal.
Al realizar un rastrillaje por un cañaveral y otras zonas de árboles y pastos cercanas a esa esquina, encontraron parte de la cabeza y de las vísceras, también carcomidos por los animales.
Todo lo encontrado fue llevado al hospital, donde un médico estimó que el bebé habría tenido dos meses.

  • El domingo último, a las 18, apareció un perro que traía en su boca restos de un bebé. Ocurrió en la esquina de Rivadavia y Michel Torino, en el oeste de Cafayate.
  • Dos días después del primer hallazgo, la Policía cafayateña indicó que encontró una mochila que habría sido utilizada para transportar el cadáver del recién nacido.
  • Nadie reclamó los restos del bebé hasta ahora. En el CIF, en Salta capital, elaboran un patrón genético que permita comparaciones por si en el futuro aparece algún familiar.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ELPILLO CAZADOR
ELPILLO CAZADOR · Hace 4 meses

EN QUE IREMOS A TERMINAR.....


Se está leyendo ahora