El 45 por ciento de las madres no tuvieron derecho a elegir en qué posición parir, según revela una encuesta del Observatorio de Violencia contra las Mujeres Rosana Alderete.
Si bien el marco legal vigente indica que las embarazadas deberían ser informadas sobre la posibilidad de tener a sus bebés en posiciones que pueden facilitar el proceso, como en cuclillas, no todas son debidamente asesoradas por los médicos. Esto se considera una forma de violencia obstétrica y viola derechos de las mujeres.
Sobre el total de encuestadas, el 62,7 por ciento dio a luz en una institución pública. En el 68,8 por ciento de los partos o cesáreas, la mujer estuvo acompañada por una persona de su elección, como indica la legislación.
Además, en el 33,3 por ciento de los casos, las mujeres dijeron que no fueron informadas sobre el progreso del trabajo de parto de manera clara.
"Pese a que la ley de educación sexual integral tiene diez años, hay mucho desconocimiento sobre el tema", afirmaron Laura Postiglione y Alfonsina Morales, dos de las seis integrantes del Observatorio Rosana Alderete.
Las especialistas aseguraron que cumplir con la normativa es fundamental para prevenir casos de abuso sexual y otras formas de violencia de género.
"El hecho de que no sea una materia específica puede incidir, ya que no queda claro qué profesor debe hacerse cargo de dar los contenidos", explicaron Postiglione y Morales.
Las expertas también llamaron la atención sobre el hecho de que la Justicia o la Policía sigan sin diferenciar violencia familiar y violencia de género, lo que hace que no haya estadísticas específicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora