A poco más de cuatro días del hallazgo de Leopoldo Federico Núñez (36), el enfermero que fue asesinado a puñaladas y golpes en su casa, en el Grupo 648 de Castañares, no hay detenidos. Los amigos de la víctima manifestaron que "el o los asesinos utilizaron el auto para escapar, el vehículo fue encontrado en El Bajo". Sin embargo, fuentes ligadas a la investigación señalaron que hasta el momento no apareció.
Núñez fue visto por última vez por familiares el miércoles de la semana pasada. Habría sido asesinado durante la madrugada del jueves o momentos posteriores, lo que significa que el o los criminales tuvieron tiempo para actuar. Aún se aguarda el resultado de varias pericias y estudios entomológicos que concreta el CIF y que llevarán a establecer fehacientemente la data de muerte.
La principal hipótesis da cuenta del móvil de robo y apunta al entorno de amigos y conocidos de Núñez, puesto que ingresaron a su vivienda sin romper ni forzar puertas ni ventanas, lo que podría significar que el o los victimarios tenían una relación de confianza con la víctima.
La División Homicidios realizó diversas entrevistas a familiares, amigos y conocidos de Núñez tendientes a determinar con quién se relacionaba y si tenía conflictos con alguna persona. También se solicitaron informes a empresas para analizar mensajes y llamadas del celular y revisar su cuenta bancaria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora