Una desesperada familia busca a su pequeño hijo robado durante una visita familiar en el barrio Primera Junta, en el este de esta capital.
La desaparición del pequeño Elmer Leonel Efraín Yapura se produjo poco después de las 17 del viernes pasado, cuando su padre decidió llevarlo de visita a la casa de su exsuegra, quien al parecer se lo entregó a la madre que se hallaba oculta en esa vivienda.
Desde ese momento nada se sabe del pequeño, que había iniciado el jardín de infantes días atrás.
"En un momento pensamos que esta familia nos iba a devolver al chico, pasaron las horas y tuvimos que denunciar su desaparición. Nadie colabora, somos los únicos que lo buscamos a pesar de los pésimos antecedentes de la madre y sospechosa del rapto. Nadie se mueve y las horas que pasan ponen en mayores riesgo a mi hijo Elmer", dijo ayer con vehemencia Abraham Yapura.
Abraham, quien en noviembre contrajo matrimonio con María José Jaillita, aseguró que la madre del pequeño es una mujer adicta, perdida en las drogas, que en la segunda semana de febrero de este año lanzó por la ventana a su nena de 17 meses luego de propinarle una feroz paliza. Todo eso fue en ese mismo domicilio y en aquella ocasión la madre de Natalia Mariela Centeno (25) estuvo presente.
"Ella nos pidió que lleváramos al pequeño Elmer para verlo y en ese instante desapareció supuestamente por los fondos abiertos de la propiedad", dijo el padre del pequeño.
Madre, adicta y desalmada El fiscal penal Federico Jovanovics imputó en febrero a la madre de Elmer por lesiones agravadas por el vínculo. Golpeó, pateó y arrojó por la ventana a su propia hija en la casa materna.
En tanto, la esposa del joven aseguró que días después que contrajeron matrimonio, Natalia Mariela Centeno llevó al chico hasta su casa y lo dejó abandonado en la puerta.
"Desde ese momento lo hicimos curar de sus dolencias, lo llevamos al psicólogos por problemas de habla y lo inscribimos en el jardín de infantes, donde concurre todos los días", dijo María José. Agregó: "Jamás nos imaginamos que nos iban a robar a Elmer y menos que esté en manos de una persona que no tiene la capacidad para sostener una familia, además de andar en malas juntas todo el tiempo. Nuestra búsqueda es desesperada por la salud del menor", dijo la mujer.
Tras una semana de su desaparición la familia Yapura realizó varias ampliaciones de sus denuncias pero sin resultado.
"Nosotros somos personal del hospital Papa Francisco y en todo momento velamos por la salud de Elmer, pero ahora estamos a la vez asustados e indignados por la falta de respuesta oficial. No sabemos qué hicieron con el chico, si lo ocultaron, le hicieron daño o quizá lo vendieron, porque también está esa posibilidad".
Antecedente
Abraham Yapura dijo que conoció a Natalia, la madre adicta del chico, hace varios años y la llevó a la cosecha de aceitunas en La Rioja. "Allí me confesó que en Pichanal había asesinado de 30 puñaladas a una pareja que tenía y me agarró miedo por sus arranques de violencia y decidí alejarme. Ella se quedó con Elmer y cuando me casé me lo abandonó en la puerta de mis casa. Hoy se lo llevó y el miedo por su salud no me deja dormir", dijo, preocupado.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


guillermo rivero
guillermo rivero · Hace 8 meses

DE ACUERDO A LAS NOTICIAS YA SE ENCONTRO AL MENOR EN ORAN,¿QUE RARO ,NO? DONDE LO ENCUENTRAN CUNA DE DROGA Y TRATA.(¿LO HABRIA LLEVADO PARA CAMBIARLO POR DROGA?

Re KennethU
Re KennethU · Hace 8 meses

Claro ejemplo de la calidad de la justicia en el país.

guillermo rivero
guillermo rivero · Hace 8 meses

SOLO ME SALE,DECIR:JUSTICIA HJ M......P.......TA COMO NO INTERNARON O DETUVIERON A ESA MINA ADICTA QUE TIRO A SU HIJA POR LA VENTANA,HARTOS DE UNA JUSTICIA CIEGA INOPERANTE Y GARANTISTA,¿AHORA QUE PASARIA SI ESTA MUJER MATO AL PEQUEÑO O LO VENDIO,O CAUSO ALGUN DAÑO?NO TAN SOLO SE TENDRIA QUE PODRIR EN LA CARCEL ESTA MUJER SINO TAMBIEN TIENE QUE IR EN CANA EL FISCAL QUE SOLO LA PROCESO Y NO TOMO MEDIDAS PARA QUE NO CAUSE MAS DAÑO(ADICTA O ENFERMA)ES UN PELIGRO PARA LA SOCIEDAD.


Se está leyendo ahora