Ubicado en un punto estratégico entre los ríos Hondo y Quimivil, en la provincia de Catamarca, el Sitio Shincal de Quimivil representa uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la región Norte de la Argentina. A 4 km de la localidad de Londres, es una de las atracciones más interesantes para el nuevo turismo arqueológico en tanto conserva vestigios de lo que fue el imperio más grande de la América precolombina: el Imperio Inca.
Declarado Monumento Histórico Nacional, las investigaciones comprobaron que este sitio fue un importante centro administrativo ocupado por el Imperio Inca o Tawantisuyo entre los años 1471 y 1536. Aquí se pueden apreciar varios edificios de piedra: Kallankas (cinco estructuras rectangulares de piedra labrada); Qollqas (recintos circulares usados para almacén); una Aukaipata (plaza pública central); dos cerros aterrazados de 25 metros de altura a ambos lados de la plaza a los que se accede por escalinatas; un Sinchiwasi (sinchi: guerrero, huasi: casa); un Ushnu (trono en la plaza, una plataforma de 16 metros de lado y 2 metros de altura, con forma de pirámide trunca al que se accedía por una escalinata); sitios rectangulares usados como residencias; y el antiguo Camino del Inca que conectaba a este sitio con el resto del Imperio.
Las ruinas de Shincal tienen una extensión aproximada de un kilómetro cuadrado sobre terreno desigual, y deben su nombre a una espesa vegetación característica de la zona, llamada Shinqui. Su sección principal consta de una serie de recintos rectangulares cuyas paredes de piedra alineadas de norte a sur alcanzan los dos metros de altura.
A la entrada del predio se encuentra el centro de interpretación y museo en el cual se exhiben elementos correspondientes a la Cultura Belén con fuerte influencia Inca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora