Dirigentes de las distintas vertientes de la CGT se reunieron y aprobaron un documento con una agenda sindical común, en un nuevo paso hacia la reunificación de la central obrera, de cara a la asunción del próximo presidente.
El gran ausente del encuentro fue el secretario general de la CGT oficialista, Antonio Caló, quien pese a estar invitado decidió no concurrir, al igual que un puñado más de dirigentes de un sector oficialista de la central, entre ellos Omar Viviani (Peones de Taxis) y Ricardo Pignanelli (SMATA), que se mantienen reacios a los recientes movimientos en pos de la unificación.
Participaron de la reunión el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, y su aliado Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento); y representantes de los gremios del transporte, como Omar Maturano (Fraternidad) y Roberto Fernández (UTA).
También estuvieron dirigentes que se encuentran dentro de la CGT oficialista de Caló, como los 'independientes' Gerardo Martínes (Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Andrés Rodríguez (UPCN), y los referentes de 'los gordos', Armando Cavalieri (Comercio) y Carlos West Ocampo y Héctor Daer (Sanidad).
'Hemos dado un paso cualitativo de reencuentro entre la dirigencia gremial. Intercambiamos opiniones y hubo varios puntos de acuerdo. La idea es que el próximo cambio de Gobierno encuentre una CGT unida y que negocie los derechos de los trabajadores', sostuvo al término de la reunión Andrés Rodríguez.
Después de varios meses de reuniones secretas y a sólo cuatro días de las elecciones presidenciales, los integrantes de estos sectores cegetistas finalmente concretaron su primera reunión pública con el objetivo de concretar el año próximo la tan mentada unidad, algo que consideran imprescindible para encarar la próxima etapa en la que asumirá el nuevo mandatario.
Consultados sobre la ausencia de Caló y sus aliados, Rodríguez sostuvo que tienen 'las puertas abiertas', reconoció que mantuvo 'conversaciones' al respecto con el metalúrgico y confió en que 'los compañeros que no están aún se irán integrando' al proceso unificador.
Para avanzar en esta cuestión, los gremialistas acordaron convocar a 'un gran plenario', que aún no tiene lugar ni fecha definidos, pero que se haría 'antes de fin de año'.
Al ser consultado sobre los motivos de esta reunión pública por la reunificación a pocos días de las elecciones, Héctor Daer rechazó que la iniciativa guarde un interés político-partidario y planteó que tiene que ver con 'los intereses de los trabajadores' frente a una nueva etapa que se abrirá en el país con el cambio de autoridades.
Los dirigentes que estuvieron en la reunión argumentaron que Caló se ausentó porque quiere que se le garantice la totalidad de su mandato (vence a mediados del año próximo) y tendría algunas diferencias con los plazos para concretar la unidad.
Pero por lo bajo, cuestionaron al metalúrgico al considerar que estaría haciendo un juego propio para convertirse en una suerte de interlocutor privilegiado de un posible Gobierno de Daniel Scioli, luego de haber hecho campaña a favor del gobernador y de haber sido uno de los gremialistas que se inclinó con mayor vehemencia hacia el candidato del FpV.
'La realidad es que hoy no existe la CGT, está partida en 20 mil pedacitos y no se puede sentar a discutir nada con las autoridades nacionales. Por eso, queremos que el próximo Gobierno tenga una interacción con el movimiento obrera que sea colectiva y no con uno o dos dirigentes', sostuvo un referente sindical, al evaluar este proceso de unificación en marcha.
Asistieron a la reunión también Omar Plaini (Canillitas), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Roberto Coria (Guincheros), Gerónimo Venegas (UATRE), Oscar Mangone (Gas), Carlos Bonjour (Deportivos), Carlos Mancini (Ceamse), Victor Santamaría (Porteros), Carlos Suerio (Aduana), Abel Frutos (Panaderos), Raúl Epelbaum (Señaleros ferroviarios), Rodolfo Daer (Alimentación) y Alberto Roberti (Petroleros privados).
Por su parte, no asistieron pero enviaron adhesiones los secretarios generales Sergio Palazzo (Bancarios), Amadeo Genta (Municipales porteños) y Guillermo Pereyra (Petroleros).
Al termino del encuentro difundieron un documento que llevó como título 'El camino de la unidad para garantizar la producción y el trabajo' y que contuvo los puntos que estos sectores comparten sobre la agenda sindical.
Entre ellos, mencionaron la necesidad de mantener 'la negociación colectiva libre por rama de actividad, la convocatoria anual al Consejo Nacional del Empleo y al Salario Mínimo Vital y Móvil', además de 'asegurar el financiamiento del Sistema de Salud para todos los trabajadores y sus familias como factor determinante de la inclusión social'.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 13 meses

ninguno de estos son sindicalistas, son empresarios disfrazados de sindicalistas, todos corruptos entregan a los afiliados.-


Se está leyendo ahora