En enero de 2002, en un país sin guionistas, el entonces presidente Eduardo Duhalde prometió: "El que depositó dólares, recibirá dólares". Les hablaba a quienes tenían sus ahorros encerrados en el corralito. Los depósitos se pesificaron y la frase quedó como un emblema de las promesas muchas veces políticas incumplidas, casi como un advertencia del inminente engaño. Ante posibles desilusiones, la mayoría de los argentinos está alerta: ocho de cada diez aseguran que no confían en los demás, mientras que sólo dos de cada diez eligen hacerlo. La cifra se desprende de un estudio que realizaron conjuntamente el Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales de UADE y la consultora Voices! que determinó, entre otras cosas, que las clases más acomodadas tienden a confiar más que las de nivel socioeconómico más bajo y que las mujeres, expuestas a mayores riesgos, son más desconfiadas que los varones.
A través de mil encuestas realizadas en 26 localidades de todo el país a mayores de 16 años, el estudio llegó a la conclusión de que el porcentaje de confianza ante alguien a quien acaba de conocerse es sólo del 24 por ciento. "Los vaivenes políticos y económicos de los últimos años han generado una tendencia a desconfiar como primera actitud, y recién después de un tiempo se empieza a pensar en creer en el otro", explica Marina Tomasotti, investigadora de la UADE, Manuel Hermelo, director de Opinión Pública de Voices!, agrega: "En estudios hechos durante los últimos treinta años se ve que la confianza interpersonal tiende a bajar. Tiene que ver con que cae la confianza en las instituciones, y de eso se desprende la caída de las expectativas en general: una vez que perdés la confianza, es difícil reconstruirla", le dijo a Clarín.
Son justamente los representantes de las instituciones los que concentran la desconfianza de los encuestados. El 90 por ciento desconfía de los políticos, el 89 por ciento tampoco cree en los sindicalistas, el 84 por ciento rechaza a los funcionarios públicos en general, y el 81 por ciento siente desconfianza por los jueces. Los periodistas también se ubican entre los profesionales que generan más desconfianza que confianza: el 57 por ciento de los encuestados no les cree Son justamente los representantes de las instituciones los que concentran la desconfianza de los encuestados. El 90 por ciento desconfía de los políticos, el 89 por ciento tampoco cree en los sindicalistas, el 84 por ciento rechaza a los funcionarios públicos en general, y el 81 por ciento siente desconfianza por los jueces. Los periodistas también se ubican entre los profesionales que generan más desconfianza que confianza: el 57 por ciento de los encuestados no les cree
.
En cambio, médicos, maestros y enfermeros se llevan los laureles: en todos los casos, más del 80 por ciento de los consultados los señalaron como confiables. Incluso en tiempos en que muchas veces son víctimas de hechos de violencia social: agredidos por pacientes, en el caso de los trabajadores de la salud, o por alumnos y sus familiares, en el caso de los docentes. Los deportistas también resultan un grupo confiable, sobre todo entre los jóvenes: el 77 por ciento de los encuestados menores de 30 años los destaca por sobre otras ocupaciones. Los mayores de 50 años se destacan respecto de la población más joven en su confianza a los sacerdotes el 63 por ciento les cree y en los comerciantes de su barrio el 74 por ciento confía en ellos.
CONFIANZA.jpg
CONFIANZA1.jpg
"Yo prefiero creer en el otro y después sentirme un boludo, que desconfiar y sentirme un boludo por no haber confiado", sentencia Cristian. En la caja registradora de la carnicería de Villa Urquiza que atiende hace seis años hay un papel con los saldos de los clientes a los que les fía. "Hay clientes que vienen una vez por mes y se llevan mercadería para un par de asados, y por ahí en ese momento no tienen plata. Y yo sé que al mes siguiente van a venir y me van a pagar, entonces que se lleven la carne y listo", dice, y agrega: "Me clavaron un montón de veces, pero hay gente a la que le conocés los padres, los hermanos, los amigos; ese no te clava. Para mí, vale la pena correr el riesgo, no sólo en el negocio sino en la vida: confiás y algo de eso te vuelve".
Elena, que atiende una fiambrería hace quince años, no (con)fía: "Si te faltan 50 pesos y tenés que ir al cajero automático, y te conozco, bueno, te espero, vas y venís. Pero no fío porque te clavás. Hay mucha gente muy descuidada que te deja pagando, y este es el negocio del que vive toda mi familia; yo nunca sé quién es el que se va a ir y no va a volver", explica.
"Si bien la confianza en la familia y en los amigos se mantiene alta, la prudencia con los demás ha ido creciendo. Antes el vecino era cien por ciento confiable, y ahora, en las grandes ciudades, tal vez ni siquiera conocés al que vive al lado tuyo", sostiene Tomasotti. Para Hermelo, "con el inicio de la democracia, en 1983, hubo un pico de confianza en las instituciones que se derramó a los demás aspectos, pero las expectativas se fueron desvaneciendo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


EDDY PLATE
EDDY PLATE · Hace 3 meses

ADEMÁS AGREGARÍA A LOS CURAS!!! NI MAMADO LES CONFIARIA MIS HIJOS!!!

roberto victorino
roberto victorino · Hace 3 meses

LOS POLITICOS , JUECES, FUNCIONARIOS PUBLICOS SON "ABOGADOS". POR LO TANTO CONOCEN LA LEY. SE DEBE EXIGIR LEYES MAS DURAS HACIA TODOS LOS ABOGADOS QUE USAN SUS CONOCIMIENTOS PARA ROBAR, ESTAFAR, DELINQUIR, GENERAR JUICIOS INNECESARIOS , Y TODA ACCION TIPIFICADA COMO ANTIJURIDICA . COMO MUESTRA SOLO BASTA LEER LOS DIARIOS. LOS DELITOS COMETIDOS POR MUCHISIMOS ABOGADOS DEBERIAN SER CASTIGADOS DURAMENTE, DEBERIAN AGRAVARSE LAS PENAS POR TENER ELLOS CONOCIMIENTO DEL DERECHO Y USARLO SOLAMENTE EN BENEFICIO PERSONAL Y EN DETRIMENTO DEL PATRIMONIO DEL CLIENTE LOS COLEGIOS PROFESIONALES SON RESPONSABLES Y COMPLICES DE ESTOS ABUSOS QUE COMETEN. YA LO DIJO UN GRAN PENSADOR: " HOY, LA MAYORIA DE LOS ABOGADOS NO PRODUCEN NADA, SOLO DIVIDEN LA RIQUEZA QUE OTROS GENERAN , QUEDANDOSE CON ELLA MUCHAS VECES DE MANERA ILEGAL"


Se está leyendo ahora