Un hospital materno-infantil respaldado por la ONG Save the Children fue bombardeado ayer en el norte de Siria, donde hubo un número indeterminado de víctimas, informó la propia organización en Twitter.
La ONG apuntó que el ataque se registró en la provincia norteña de Idleb. Una portavoz de Save the Children, citado por la agencia de noticias EFE, aseguró que el bombardeo afectó la entrada del hospital, que es el mayor de la zona y que atiende a unas 1.300 mujeres y 300 partos al mes.
La vocera destacó que el 61% de los pacientes del centro, el único de este tipo en el oeste de Idleb, son madres y el 39 %, niños. El hospital más cercano que proporciona servicios similares está a al menos 70 kilómetros de distancia.
Y agregó que emitirán un comunicado tan pronto como confirmen la cifra de víctimas.
Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) señaló que hubo varios muertos y heridos en un ataque de aviones de guerra de origen desconocido contra un centro médico y otro de la Defensa Civil en el pueblo de Kafr Tajarim, en el norte de Idleb.
Esta fuente no precisó si las instalaciones sanitarias atacadas eran el hospital materno-infantil al que se refiere Save the Children.
El OSDH subrayó que en el bombardeo un dirigente del Frente de la Conquista del Levante (antiguo Frente al Nusra), originario de un país del golfo Pérsico, perdió la vida y que el centro médico quedó fuera de funcionamiento.
Por otro lado, el Observatorio agregó que al menos cinco civiles murieron, entre ellos una menor, y otras veinticinco personas resultaron heridas en un ataque similar contra varias áreas de la localidad de Salqin, también en el norte de Idleb.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora