Es realmente triste y lamentable que tengamos que hablar de esto en 2016, pero aún con investigaciones que comprueban científicamente que el castigo físico no solo no es efectivo, sino que es realmente dañino, millones de niños continúan recibiéndolo en todo el mundo, aunque quizá ahora muchos padres (aunque solo lo sean biológicamente) comprendan que su método es estúpido y sinsentido.
Expertos de la Universidad de Texas y Michigan, Estados Unidos, analizaron los datos de estudios realizados en los últimos cincuenta años y pudieron concluir que el castigo físico, por más que sean un par de nalgadas, no solo es inefectivo sino que provoca daños a largo plazo.
Las formas de educar a los niños en el mundo cambiaron mucho desde la década de los sesenta, pero aún hay progenitores que creen que el castigo físico es efectivo para controlar a los pequeños.
Investigadores de dos universidades estadounidenses tomaron decenas de estudios realizados en los últimos cincuenta años y en los que participaron más de 160 mil niños. A través de un método moderno de análisis revisaron los datos y llegaron a conclusiones muy interesantes sobre el castigo infantil f ísico.
La principal conclusión de los expertos es que los niños que reciben golpes como castigo no se comportan mejor, sino que al revés, ya que tienden a desafiar más a sus padres, ser agresivos e incluso tener problemas cognitivos, entre muchas otras consecuencias.
Los investigadores se basaron en estudios que incluían a chicos que recibían castigos físicos leves, como es el caso de las nalgadas, lo que incluso es legal y no considerado como abuso en varios países, pero que deja sus huellas en la vida del pequeño para siempre.
Todos los estudios analizados, sin importar cuál era la actitud preponderante en la época, concluyeron que las nalgadas no tenían ningún efecto positivo y que, por el contrario, los padres lograban lo opuesto a lo que buscaban en cuanto al cambio de actitud en sus hijos.
Pueden ser casi indoloras y no dejar marcas físicas, pero las nalgadas si son consideradas por los niños como una agresión y su mente las reconoce como tal, pese a ello, el 80 % de los padres a nivel mundial utiliza castigos físicos en sus hijos según un estudio realizado la unicef en 2014.
Los niños que son castigados con nalgadas, un castigo físico menor en cuanto a consecuencias sobre el cuerpo, sufren da ños inmediatos además de a mediano y largo plazo. Asimismo tienden a repetir el comportamiento una vez que se convierten en padres. El recibir nalgadas está relacionado con un comportamiento antisocial, agresivo y desafiante por parte de los chicos, además de aumentar las probabilidades de problemas cognitivos, depresión y otras condiciones mentales durante la adolescencia y adultez. Elizabeth Gershoff y Andrew Grogan-Kaylor, los dos principales autores del artículo publicado en la Journal of Family Psychology, también concluyeron que por leve que sean las nalgadas, los pequeños que las recibían presentaban comportamientos y problemas similares a los de pequeños seriamente abusados. Los autores esperan que su investigación ayude no solo a crear conciencia sobre lo poco efectivo y dañino del castigo corporal en niños a ojos de sus padres, sino que también a que las autoridades tilden como ilegal cualquier tipo de corrección que incluya el uso de fuerza y quién sabe en cincuenta años más ese 80 % de padres que agrede a sus hijos disminuya y mucho.

Algunas razones

  1. Paraliza la iniciativa del niño, bloqueando su comportamiento y limitando su capacidad para resolver problemas.
  2. No fomenta la autonomía de los niños.
  3. Ofrece la actitud violenta como un modo válido para resolver conflictos.
  4. Daña su autoestima. Genera sensación de minusvalía y promueve expectativas negativas respecto a sí mismo.
  5. Les enseña a ser víctimas. Muchos creen que la agresión hace más fuertes a las personas que la sufren y "les prepara mejor para la vida", pero sabemos que no sólo no les hace más fuertes, sino más proclives a convertirse repetidamente en víctimas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 7 meses

Hay que tener una buena dosis de desconfianza de los hallazgos de los sicólogos. Hubo varios hallazgos y teorías que años después se demostraron completamente inútiles y hasta perniciosos. Creo que a veces un chirlo oportuno y liviano les hace bien a los chicos. Y si no vean a una perra tratar a sus cachorros, les tolera muchísimo, pero cuando se pasan de la raya los corrige con cierta fuerza pero sin maldad.

florencia choque
florencia choque · Hace 7 meses

nosotros no somosanimales como los perros ;)

Juan Perez
Juan Perez · Hace 7 meses

para refutar al estudio, comparemos como estaba la sociedad en general hace 60 años y la contrastemos con la actual, muchos padres no solamente no castigan a sus hijos, sino que los hijos castigan a los padres y terminan haciendo lo que quieren, los estudios de este tipo son siempre tendenciosos

cristian arias
cristian arias · Hace 7 meses

dicen la gente que sabe una buena cachetada a tiempo sirve, antes que te peque la vida. Aunque hoy en dia habria que meterle varias cachetada a los padres que no saben ponerse limite a si mismo y menos a los hijos y luego andan psicologo tras psicologo que le arregle la vida a su hijo..


Se está leyendo ahora