"Los movimientos sísmicos no se pueden prevenir, por eso es tan importante realizar estudios que permitan conocer la peligrosidad sísmica y realizar acciones para mitigar un peligro inminente", dijo Enzo Saravia, un novel geólogo egresado hace tan solo unos días de la carrera de Geología de la Universidad Nacional de Salta y cuyo tema de tesis fueron justamente los sismos.
En Argentina hay zonas llamadas asísmicas y otras de alta actividad sísmica. La región centro-oeste y noroeste del país concentran la mayor actividad telúrica. Salta está entre estas últimas. La información surge del análisis de los epicentros de terremotos registrados en todo el territorio nacional por el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) que tiene a su cargo la instalación y mantenimiento de 143 acelógrafos en todo el país. Los registros que se realizan son permanentes. Salta tiene una larga historia de sismos. Los más recientes y que conmocionaron a la ciudadanía son los del 27 de febrero de 2010, con una magnitud de 6,4 grados en la escala de Richter, y el de El Galpón, a unos 160 kilómetros de la ciudad de Salta, de 5,9 grados, en el que murió una persona y hubo una veintena de heridos.
A pesar de esto, hasta el día de hoy no hay un trabajo sistemático, sobre todo desde las esferas oficiales, para educar a la población sobre cómo accionar cuando se produce un sismo. Esto redunda en una ciudadanía con alta vulnerabilidad social, lo que está dado por la condición de sus edificios y por la incapacidad que tiene la población para responder ante cualquier amenaza. Esto es válido tanto para sismos como para inundaciones, incendios y otro tipo de desastres.

Vaqueros, bajo estudio

En colaboración con esta línea, el trabajo del geólogo Enzo Saravia es sobre microzonificación sísmica básica de la localidad de Vaqueros, departamento La Caldera, Salta. En diálogo con El Tribuno, Saravia comentó que "básicamente se hizo un relevamiento de la sismisidad que hay en la región y se determinó que la zona de mayor movimiento es la del sur del Valle de Lerma, próxima al lineamiento Calama-Olacapato-Toro (COT)". En Vaqueros se determinó que la mayor peligrosidad está en la zona de la sierra de esa localidad. "Esto es en términos de amplificación sísmica", aclaró.
Cuando ocurre un evento sísmico, este no es percibido de la misma manera en todo el valle. Hay algunas cuestiones geológicas locales que hacen que en algunos lugares esos sismos se perciban con mayor intensidad que en otros.
Por ejemplo, la ciudad de Salta se asienta sobre lo que los geólogos denominan relleno sedimental. Generalmente ahí las ondas sísmicas son amplificadas, se sienten más con respecto de zonas que se encuentran asentadas sobre relieves positivos, es decir sobre afloramientos rocosos (rocas). "Y, en este caso, teniendo en cuenta el espesor de este relleno sedimentario, se determinó justamente que las sierras de Vaqueros van a moverse más desde el punto de vista de la amplificación sísmica" , dijo Saravia.
En su trabajo se analizaron datos del período 2003 al 2016 y se puede ver que la mayor densidad de epicentros de magnitud superior a 2,5 se sitúa en lo que es el centro del valle, próximo al lineamiento de Calama-Olacapato-Toro. Hacia el norte del valle la densidad disminuye. "Hay muchos autores que hablan de un crecimiento asísmico o que los tiempos de recurrencia de los eventos sísmicos allí son muy prolongados", dijo Saravia.
Hay que recordar que cuando se produce un sismo se colapsan los servicios públicos. La gente queda incomunicada, corren serios riesgos los edificios altos, torres, tanques y monumentos, entre otros.

Estudios concretos

La zonación sísmica se refiere generalmente al resultado de los estudios de peligrosidad, aunque, en un sentido más amplio, puede también incluir aproximaciones regionales a la evaluación de efectos locales y vulnerabilidad. En zonas urbanas es muy importante analizar en detalle el papel de la geología en las posibles amplificaciones del movimiento del suelo. El resultado de estos estudios permite evaluar los efectos locales. Son una herramienta básica en la mitigación de los daños.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora