La firma de carne avícola y de capitales bolivianos Sofía inauguró ayer una nueva planta en la provincia, apostada en el Parque Industrial de la capital.
Esa no fue la única novedad, ya que además de un nuevo puesto fabril, Sofía oficializó su incursión en un nuevo rubro del mercado alimenticio: los embutidos.
En diálogo con este medio, el presidente del directorio, Ricardo Anglarill, expresó su satisfacción por las "infinitas posibilidades comerciales que hay en Salta".
Y rememoró: "Al principio hicimos un estudio para conocer las posibilidades del mercado local, pero en la práctica nos dimos con que es mucho más amplio de lo que habíamos previsto".
Debido a esta última impresión, el referente empresarial agregó: "Tendremos que replantear nuestra estrategia comercial para explotar al máximo las posibilidades que nos presenta este escenario. Son modificaciones imprevistas, pero en un sentido positivo, el mercado es más favorable de lo que suponíamos".
Si bien los capitales de Sofía son extranjeros, tal como reconoció el propio Anglarill, el 99% de los empleados son de origen salteño.
Consultado sobre la cantidad de trabajadores que la firma emplea en la capital, uno de los gerentes de Sofía confirmó que son poco más de cuatrocientos.
En cuanto a las proyecciones a partir de esta nueva etapa, los miembros del directorio enfatizaron que esperan que en los próximos años se vean obligados a incrementar la maquinaria de producción. Para ello ya han previsto ciertas obras preliminares, que preparan la infraestructura para eventuales ampliaciones de la nueva planta. En el acto estuvieron presentes referentes del empresariado local y del Gobierno de la Provincia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia