La delegación Salta de la Oajnu (Organización Argentina de Jóvenes para las Naciones Unidas) cumple su décimo año en la provincia. Trabajan más de 120 voluntarios sin remuneración. Tienen dos líneas de trabajo, proyectos de intervención social autosustentable y el modelo de simulación de la Organización de las Naciones Unidas, que se hace con estudiantes de nivel secundario.
El Tribuno dialogó con Sofía Gutiérrez, secretaria de Promoción de Oajnu Salta, quien comentó algunas de las cuestiones centrales de la organización. Además, planteó posiciones sobre el panorama internacional y la injerencia de la ONU.
Este será el décimo año de Oajnu en Salta...
Sí, éste sería nuestro décimo año de trabajo en la provincia. Esto empezó con un grupo de jóvenes que tenía ganas de generar un cambio positivo en la sociedad y hoy ya estamos cumpliendo diez años.
Ese grupo de jóvenes, ¿de dónde provenía? ¿cómo se había conformado?
Eran jóvenes de la provincia que se interesaron por las actividades que ya tenía Oajnu a nivel nacional, y por eso se pusieron en contacto con gente de la organización que venía trabajando en Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, y decidieron traer para Salta las actividades que había a nivel nacional.
La mayoría de los chicos eran compañeros de la Universidad Católica, estudiantes de Relaciones Internacionales. Otros allegados que se acercaron porque les interesaban las actividades que se venían haciendo desde ese grupo.
Además de la simulación de la reunión anual de la ONU que se hace con estudiantes secundarios, ¿qué otras actividades tiene Oajnu?
Los dos proyectos pilares que tiene la organización son el modelo de Naciones Unidas y un proyecto que se llama Ciudadanía de Jóvenes. Este proyecto intenta darles diferentes herramientas a los chicos que tengan que ver con liderazgo, participación ciudadana y trabajo en equipo.
La idea es que, con esas herramientas, los chicos puedan identificar alguna problemática social en su círculo social más próximo, y, junto con la gente de la organización, elaborar un pequeño proyecto de acción e intervención social que lleve a la resolución de esa problemática.
¿Oajnu presta financiamiento para que esos proyectos se ejecuten?
No, se contribuye con la planificación y elaboración de los proyectos, con todo lo que tenga que ver con los conocimientos que los chicos necesitan para llevar adelante la planificación de ese proyecto. La idea es que los proyectos sean autosustentables y que los mismos chicos consigan los financiamientos para realizarlos.
¿Cualquier chico puede acercarse y presentar un proyecto de este tipo?
Se ejecuta con comunidades que generalmente quedan más alejadas de Salta, por ejemplo, se hizo en San Lorenzo, Atocha, La Viña y en otras localidades del interior. También se trabajó con muchos colegios, por ejemplo, el año pasado se incluyó a muchos secundarios, con chicos de 15 a 18 años, ese es aproximadamente el rango de edad con el que trabajamos.
En esos lugares que nombrás, ¿qué cosas se hicieron puntualmente?
Uno de los proyectos fue el que se hizo con los chicos de la escuela San Martín, que decidieron hacer una serie de cortos sobre el tema del acoso en Facebook. Ellos los hicieron y los expusieron en la plaza 9 de Julio para un público general.
Ustedes promueven una réplica de un organismo internacional, la ONU, que tiene una estructura desigual, en la que por ejemplo el Consejo de Seguridad le otorga poder de veto solo a cinco países de los 193 miembros (EEUU, China, Rusia, Francia y Reino Unido) ¿Problematizan esas cuestiones con los chicos que participan?
Sí, de hecho el año pasado una de las temáticas principales de la agenda para debatir, dentro del Consejo que representamos nosotros en nuestro modelo era la reforma de estos cinco miembros permanentes que tienen el poder de veto del que estamos hablando.
Así que durante los tres días que duró el simulacro los chicos que participaron estuvieron debatiendo sobre esa temática.
¿Cómo evaluás la incidencia de la ONU en la política internacional? Teniendo en cuenta estas cuestiones estructurales que la muestran como una entidad que puede ser cuestionada...
Creo que, como toda institución, la ONU ha sido creada con ciertos propósitos, y algunos pueden ser cumplidos y otros no, incluso algunos pueden ser bien vistos y otros no. Pero la realidad es que la ONU hace mucho por la gente a nivel mundial, por la gente de bajos recursos o con oportunidades diferenciadas, y siempre se ha caracterizado por la ayuda comunitaria. Ha donado millones de dólares por causas humanitarias, que realmente ayudaron a gente que tenía muchísima necesidad.
Por eso creo que el trabajo de las Naciones Unidas ha sido conducido más que nada a la ayuda humanitaria y a la ayuda para los que menos tienen.
A pesar de ese afán de ayuda, ¿su falta de intervención en injusticias internacionales como las bases militares extranjeras, la no adscripción de los EEUU al pacto de Kioto o la cárcel de Guantánamo, es una demostración de que la ONU no representa con igualdad a los 193 miembros?
En todos los ámbitos que tengan que ver con los asuntos económicos o lo que fuere, siempre hay una dominación de algunos países sobre otros, por decirlo de alguna forma. No es algo que solo se vea en las Naciones Unidas.
Si bien existe preeminencia de algunos Estados sobre otros, en las asambleas generales están representados todos los Estados con voz y voto.
Hay 60 países miembros que nunca fueron parte del Consejo de Seguridad...
Sí, eso es cierto. Hay a muchos a los que no se les ha dado la posibilidad de participar en el Consejo de Seguridad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora