El escenario 1 es relajante en extremo. Una joven menea su cabeza enfrentando al viento, mientras corre por la playa. La espuma marina le llega en pequeños corpúsculos mezclados con sal y arena. El cabello se le desparrama en ondas brillantes y saludables.
El escenario 2 muestra a una mujer nadando a crol. Transmite fielmente esa sensación de no perder el aliento y sentir el cuerpo durante la siguiente hora flotando en increíble relax. Se quita el gorro y sale de esa prisión un cabello grácil que ella acomoda con los dedos de las manos.
La realidad indica que esto relatos son verdaderamente ficcionales.
El sol, la arena, el agua de mar y el agua clorada de las piletas arruinan el cabello en extremo. Así mantener el pelo profundamente hidratado, mojarse el cabello antes de entrar y al dejar el agua y cortarse las puntas antes y después de las vacaciones son conductas fundamentales para mantenerlo saludable.
El envejecimiento
El pelo, como cualquier otra parte del cuerpo, envejece debido a factores internos y externos (lavado, peinado, tratamientos de peluquería, aire, calor). El pelo cuando muere es reemplazado por otro nuevo, pero no hay renovación de la fibra capilar: una vez que se asoma por el cuero cabelludo no será capaz de regenerar su estructura o repararse por sí mismo.
El pelo sano tiene una estructura tubular de diámetro similar desde la raíz a la punta, pero cuando empieza a envejecer, las puntas se estrechan. Con el tiempo se parten y este tipo de ruptura es dentada. Además estas puntas tan finas tienden a enredarse y producir nudos con mucha facilidad.
El envejecimiento del pelo no tiene nada que ver con la edad cronológica. Depende mucho de cómo se trate el pelo. Por ejemplo, el uso de champús agresivos hará que la hebra de pelo se estreche antes. También la exposición al mar, la pileta y el sol. Por eso, aunque el cuidado del pelo sea el correcto, se lleve una dieta sana, se haga ejercicio y se beba un montón de agua, las leyes de la naturaleza capilar dictan que hay que cortarse las puntas de vez en cuando para mantener el pelo sano. No se afecta su ritmo de crecimiento por cortarlo antes y después de las vacaciones. Al contrario, se lo revitaliza.
El baño de crema
El baño de crema o mascarilla capilar es un aliado infalible para mantener el pelo hidratado, nutrido y hermoso. Este producto está pensado para ofrecer una hidratación profunda que ayude al pelo a estar protegido del calor extremo, del sol, del frío y también de las temperaturas elevadas a las que lo someten los secadores y las planchitas. Realizar de forma frecuente el baño de crema, una vez a la semana, es importante para que el pelo se mantenga sano. En tiempos de veraneo es válido considerar acortar este tiempo a tres días.
En el mercado hay productos para cada tipo de pelo y necesidad, pero nadie mejor que un profesional para auxiliar en la elección del más indicado para cada persona.
La sequedad
La exposición repetida al agua salada puede conducir a la sequedad con el tiempo. El pelo está hecho de un 10 por ciento de humedad. Por ello perderá fuerza, elasticidad y brillo sin las precauciones adecuadas. Para restaurar la humedad, se debe aplicar un acondicionador profundo o aceite de coco en el cuero cabelludo. Sin embargo, el temor a dañar el cabello no debe impedir disfrutar de las olas del mar. Si se tiene pensado pasar mucho tiempo en el agua, algunos consejos pueden proteger el cabello. Mojar el pelo y aplicar el acondicionador antes de llegar a la playa lo protegerá, y el trenzado frenará los pelos sueltos y evitará la rotura innecesaria del cabello. Los alimentos y suplementos vitamínicos ricos en vitaminas B, B 12 y C también protegerán el cabello desde adentro hacia afuera. Tampoco hay que olvidarse de darse una ducha antes y después de tener contacto con el agua. Por último, es aconsejable llevar el cabello atado en un rodete y con un gorro o pañuelo durante las caminatas por la playa o cuando se esté tomando sol en reposera.
TESTIMONIOS
"En verano mi pelo se pone horrible"
"No hay forma de evitar que mi cabello se vuelva quebradizo y que las puntas se quemen por la sal marina. Por eso me lo corto al regresar de las vacaciones. Es eso o renunciar al mar".
Juana Arce
"Lo llevo corto y aguanta todo, salvo el color"
"Siempre usé el pelo corto, lo suficientemente largo como para llevarlo atado. Aunque uso gorra en la pileta mi teñido adquiere tonalidades verdes. No he podido solucionarlo nunca".
Romina Díaz BAILARINA
"Conservar el pelo y perder el disfrute"
"Llevo siempre atado el pelo cuando camino por la playa. Incluso me pongo un sombrero también. Sé que el pelo al viento es hermoso para las fotos, pero me lo cuido y la reparación lleva tiempo".
Lucrecia Rosas EMPLEADA
"Cuando llego a casa recién veo qué hacer"
"Mi pelo es tipo afro. Estoy acostumbrada a no dominarlo ni verlo bien. Los días de playa me lo dejan peor. El que puede resolverlo es mi peluquero de confianza y me pongo en sus manos".
Tatiana Flores EMPLEADA

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora