Los terroristas del Estado Islámico (ISIS) que perdieron Ramadi a manos del Ejército de Irak y huyeron a Mosul, la tercera ciudad del país y que se mantiene bajo control yihadista, fueron quemados vivos en una plaza pública por los propios líderes del grupo.
No es la primera vez que la organización mata de esta forma, pero en este caso parece ser un mensaje claro para los extremistas que están defendiendo Mosul, que podría convertirse en el próximo objetivo de las tropas iraquíes.
Varios residentes de Mosul relataron la espeluznante historia a sus familiares. Los combatientes que habían huido de Ramadi, capital de la provincia de Anbar, llegaron vestidos de negro a la ciudad norteña, ubicada a 250 kilómetros del bastión recuperado por las fuerzas de Irak.
Otros yihadistas los llevaron hasta la plaza principal, donde fueron incendiados ante una multitud.
"Ellos se agruparon y formaron un círculo. Y los prendieron fuego hasta que murieron", contó un exresidente iraquí que ahora vive en Estados Unidos pero que mantiene contacto con su familia en la ciudad.
Un relato similar provino de otros iraquíes con parientes en la ciudad de Mosul, quienes contaron que los militantes de ISIS estaban siendo castigados por no "martirizarse" durante las batallas contra el Ejército de Irak.
El Estado Islámico prefiere que sus terroristas "luchen hasta la muerte".
Michael Pregent, experto en terrorismo y exasesor de inteligencia del general norteamericano David Petraeus en Irak, aseguró que "no hay ninguna sorpresa en la ejecución de los combatientes ISIS que huyeron de Ramadi".
En efecto, el grupo terrorista sentenció con las mismas penas a los yihadistas que perdieron el año pasado Tikrit, la ciudad natal de Saddam Hussein.
"ISIS se está fracturando, están paranoicos. Incluso con su adentro. Están ejecutando a mujeres y niños para intimidar. Cuanto más duro su método, más desesperados están sus líderes", agregó Pregent.
"Llegan a las casas y se llevan a los niños y los acusan de ser espías", detalló un iraquí. "Si la madre llora y se enoja con ellos, la acusan también de su ser un espía y la llevan a la cárcel para luego matarla", agregó.
Pregent contó que ISIS tiene dos direcciones de inteligencia, una para las amenazas internas y otra para las externas.
El Estado Islámico perdió en 2015 el 30% del territorio que controlaba: el 40% de su dominio en Irak y el 20% en Siria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora