En su pedido de juicio, presentado ante el Juzgado de Garantías 2, el fiscal sostuvo que Corvalán, un ex convicto de 28 años, mató a Núñez con "la finalidad de apoderarse de las pertenencias de la víctima, existiendo en consecuencia una conexión ideológica", en la cual la muerte del enfermero fue consumada "a efecto de concretar la apropiación de los elementos de propiedad" de la víctima.
De esta manera, agregó el fiscal, Corvalán buscó asegurarse "impunidad", la cual no logró alcanzar gracias al impecable trabajo de investigación llevado adelante por la División Homicidios de la Policía y por las distintas diligencias procesales que oportunamente fueron dispuestas en el marco de esta causa, como así también resaltó la profesionalidad de los peritos del Cuerpo de Investigaciones Fiscales al momento de levantar rastros y pruebas en la escena del crimen, lo que luego fue clave para comprobar la responsabilidad de Corvalán en el crimen de Núñez.
En concreto, Paz sostuvo que entre la noche del 31 de agosto pasado y la madrugada del primero de octubre, Corvalán asesinó a Núñez en la casa de éste último en el barrio Castañares, valiéndose para ello de un arma blanca, con la cual le asestó dos "estocadas" a la altura del cuello.
"Se advierte a todas luces que su intención (refiriéndose al acusado) indudablemente fue producir la muerte, quería generar ese resultado, pues en ningún momento dejó de agredir mediante estocadas a la indefensa víctima, quien inútilmente trató de defenderse, tal se advierte de las heridas que presentaba en sus manos", sostuvo el fiscal.
Al respecto, dijo que el informe de la autopsia indicó que la muerte de Núñez se produjo por una hemorragia masiva, producto de la "sección de la carótida yugular izquierda", lesión causada por Corvalán con un cuchillo de mango negro y marca Tramontina, que posteriormente fue secuestrado en el vehículo de la víctima.
Pericias genéticas
En el mango del cuchillo, según los estudios realizados por el Servicio de Biología Molecular del CIF, se encontraron rastros del perfil genético del acusado. Asimismo, en la escena del crimen se hallaron otros rastros que permitieron realizar un cotejo con las muestras tomadas a Corvalán, pericia que también incriminaron al imputado. También se detectaron y cotejaron con Corvalán huellas "papilares", las que fueron levantadas en la llave de luz del baño.
Una vez concretado el crimen, agregó Paz, Corvalán se tomó todo el tiempo necesario para revisar la morada de Núñez y apoderarse de elementos de valor, prueba de ello lo demuestran no sólo el desorden existente en la vivienda cuando se hallo el cadáver, sino también el secuestro de algunos de esos elementos en poder del imputado, tal es el caso del teléfono celular.
Otros de los objetos robados, en tanto, fueron secuestrados en la casa de la ex mujer de Corválán, quien antes de darse a la fuga a Buenos Aires, donde finalmente fue capturado, dejó una caja con electrodomésticos que posteriormente fueron reconocidos por familiares como pertenecientes a Núñez.
Testimoniales
Tras el hallazgo del cuerpo del enfermero, el fiscal detalló como relevante las declaraciones aportadas por familiares, vecinos, compañeros de trabajo y amigos de la víctima, cuyos relatos fueron de gran valor para poder reconstruir el entorno de Núñez y sus últimos movimientos.
Asimismo, Paz señaló, entre otros momentos claves del caso, el secuestro del vehículo de Núñez, un Renault Megané, rodado que fue hallado en un depósito de vehículos de la Municipalidad de esta ciudad, sobre calle Artigas.
Al respecto, el fiscal explicó que se pudo establecer que el auto había sido protagonista de un accidente leve en la esquina de las calles Alvarado y Córdoba, donde el conductor del Renault Megané al retroceder, por doblar en contramano, chocó con otro vehículo.
La fiscalía pudo identificar al conductor del segundo rodado, quien prestó declaración testimonial y reveló que tras el choque, habló con el acusado, quien con la excusa de ir en busca de los papeles del auto a su vivienda, la cual fingió que se hallaba a escasos metros, se dio a la fuga.
Posteriormente, el rodado permaneció abandonado para más tarde ser trasladado al depósito de vehículos municipal. A partir de los datos aportados por este testigo y por las imágenes de las cámaras del Centro de Video Vigilancia, la fiscalía pudo lograr luego la identidad del imputado.
Con estos elementos, y otros más detallados en su requerimiento de juicio, el fiscal solicitó que la causa sea elevada a juicio a fin de que Corvalán, quien registra una condena previa por un delito similar, sea juzgado por el delito de homicidio calificado por la muerte del enfermero Núñez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora