Días atrás se había generado una gran polémica en la Ciudad Termal, ya que 7 de los 9 integrantes del Concejo Deliberante habían votado aprobando una ordenanza por la que se aumentaban los sueldos de los secretarios y asesores del cuerpo legislativo comunal, como así también para los directores del Ejecutivo municipal, con un llamativo 100%. Desde la intendencia no le dieron el visto bueno, y el intendente Gustavo Solís, junto al secretario de Gobierno, Javier Mónico, y el asesor legal, Fermín Fernández, brindaron una conferencia de prensa en la que expusieron los argumentos para rechazar la ordenanza. "Hoy por hoy me cabe la responsabilidad como funcionario y jefe comunal. La ordenanza es inoportuna por la realidad que nos toca vivir, es injusta y no consideramos razonable hacer una discriminación con respecto a un sector de la planta política y dejar de lado a la planta de trabajadores, que si bien recibió un aumento del 6% no llega a compensar la pérdida del poder adquisitivo", afirmó Solís.
A cerca de los gastos presupuestarios que representaría dicho aumento, el intendente expuso algunos números: "Anualizados, es decir en 12 meses más el aguinaldo, significarían un gasto de $2.767.678 para nuestra Municipalidad. Una cifra considerable, teniendo en cuenta el momento que estamos pasando como país y que no estamos recibiendo todos los recursos que teníamos pensado recibir de coparticipación, con los que se armó el presupuesto para el presente año".
"Vamos a resguardar el principio de justicia y mantener el balance fiscal de nuestro presupuesto. Queríamos llevarle tranquilidad a la comunidad respecto del gasto público", sentenció Solís.
Todo parece indicar que la ordenanza no será promulgada, ya que desde el Concejo Deliberante preferirían poner paños fríos después de la gran polémica que generó, en toda la comunidad rosarina, la medida aprobada por los ediles.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora