Una nueva camada de estudiantes secundarios se quedó afuera del ingreso a la carrera de Medicina en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) en Corrientes, luego de que solo 80 de 1400 alumnos aprobaran el examen. Los padres de los alumnos bochados advirtieron que irán a la Justicia para pedir que se baje el nivel de exigencia, algo que ya fue rechazado por las autoridades de la facultad.
Según denunciaron los padres, la materia "Medicina, Hombre y Sociedad" funciona como filtro para el ingreso a la carrera de Medicina, ya que solo se aprueba con el 80% de las respuestas acertadas. En cambio, piden que la aprobación sea con el 60% del examen bien hecho.
El Consejo Extraordinario de la facultad se reunió ayer para tratar el tema, aunque el decano de Medicina de la UNNE, Gerardo Larrosa, rechazó la posibilidad de realizar cambios: "Se pone en riesgo la validez de los títulos", argumentó en diálogo con Clarín.
El problema radica en que el 28 de octubre el Congreso sancionó una ley que "garantiza la gratuidad y el ingreso irrestricto a la universidad". Es muy complejo. La ley sancionada el año pasado está vigente pero no reglamentada.
"Es solo una teoría, porque como no establece las condiciones en que se debe dar el acceso irrestricto, es muy difícil su aplicación", dijo a Clarín Guillermo Tamarit, presidente del Consejo Interuniversitario Argentino, que reúne a los rectores de todas las universidades nacionales.
Cómo llegan los estudiantes a la universidad
La IIPE-Unesco difundió ayer un estudio que revela que uno de cada diez argentinos nunca fue a la escuela secundaria y que los más afectados suelen ser varones de entre 12 y 17 años de las zonas más pobres y rurales como Cuyo.
Las mujeres suelen estar mejor posicionadas que los hombres respecto a la educación: un 88% por sobre un 85% que asisten a la escuela secundaria. El acceso al nivel medio aumentó 12 puntos en 1990 (pasó de 59,4% en 1991 a 71,5% en 2001), hasta llegar al 86,6% en 2014.
El 13,4% de los adolescentes que no pueden acceder a la escuela forman parte de lo que se llama el "núcleo duro" que son los jóvenes más pobres que viven en zonas precarias o rurales alejados de todos los recursos.
Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora