La provincia de Salta tiene una población total estimada en 1.350.000 personas. De ella, unas 140.000 son adultos mayores (a partir de los 60 años) de los cuales alrededor de 7.500 son considerados geriátricos de carácter permanente. De esa franja, apenas un 5% vive en geriátricos, de acuerdo con cifras proporcionadas por la Dirección General de Adultos Mayores de la Provincia.
La teoría sostiene que el adulto mayor "debe envejecer pausada y saludablemente, siempre dentro de la casa y rodeado de su familia". Pero esta teoría, con indeseable e incontrastable frecuencia, se estrella contra la realidad, esa que deja a los mayores en la calle o los deposita en un geriátrico o los abandona a sobrevivir como pueden en las peores condiciones de precariedad. Esto, en medio de un conjunto social que muchas veces mira para otro lado o se hace el distraído y otras veces se detiene en el problema y actúa como puede. En este contexto, el Estado fija sus políticas.
De acuerdo con la capacidad de desarrollar libremente las actividades de la vida diaria (AVD) la Dirección de Adultos Mayores de Salta establece tres categorías:
1) Independientes. Estas personas tienen una vida completamente autónoma, con independencia para todas las actividades de la vida. Son aproximadamente 110.500 salteños, un 85%, son los llamados ancianos sanos, con baja probabilidad de desarrollar síntomas geriátricos.
2) Personas mayores semidependientes. Son un 10% del total de la población salteña, unas 13.000 personas. Requieren de una asistencia de algún tipo para desarrollar las actividades de la vida diaria. Son los ancianos frágiles, de alto riesgo, de edad avanzada, con alguna enfermedad y con alto riesgo de volverse dependiente. y alta probabilidad de desarrollar síndromes geriátricos.
3) Dependientes. Representan el 5% de la población, o sea alrededor de 7.500 personas. Son las de mayor fragilidad y requieren de una asistencia más intensa. Tienen edad avanzada y algunas enfermedades crónicas que provocan alguna dependencia. Son dependientes para las actividades de la vida diaria y tienen tendencia a mayor progresión de esa dependencia. Con muy alta probabilidad de desarrollar síndromes geriátricos. Un 70 % de esta población se mantiene en sus casas. Un 20% se encuentra transitoriamente en sistemas de salud hospitalario y entre un 5% y un 10% de esta población están en geriátricos con carácter permanente.
Solo un 5% del total -unas 370 personas- dependientes reside en geriátricos distribuidos en todo el territorio. De ellos, 342 viven en distintos residencias de la Capital que son habilitados, categorizados y fiscalizados por la Municipalidad de la Cuidad de Salta.
Nicolás O''Brien, exdirector de Adultos Mayores de la Provincia y actual funcionario de esa área municipal, indicó a El Tribuno que la tendencia estadística es disminuir ese número por el impacto que causa la disponibilidad del cuidador domiciliario. "Estamos formando alrededor de 500 por año y según esa progresión el año pasado había más gente en geriátricos y este año han podido mantenerse en sus casa por el trabajo de los cuidados domiciliarios. Hoy contamos 370 personas en el sistema de geriátricos mientras el año pasado contabilizábamos entre 400 y 430", resumió el director.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


marcelo d delgado
marcelo d delgado · Hace 11 meses

buen día y felices fiestas, mi experiencia con un geríatrico de salta fue terrible; a mi madre me la lleve ha vivir a Buenos Aires por motivos de salud y posibilidades medicas. lamentablemente el deterioro cognitivo y la perdida de movilidad me obligaron a internarla en un geriatrico; aclaro que hasta ese momento con un reemplazo de cadera y una protesis de rodilla, mi madre caminaba limitadamente con un andador. el año pasado intentamos llevarla a vivir de nuevo a salta, tenemos a una hermana viviendo en nuestra querida provincia, la tentativa fue llevarla a un geriatrico y con el paso del tiempo, integrarla en la vivienda de mi hermana, pero a los pocos dias de volver, comenzamos a notar que mama no estaba bien con cada llamado que realizabamos; estaba perdida, se dormia al teléfono; mi hermana nos comento que mama estaba continuamente perdida cuando la visitaba. a los 10 dias de estar en el geriatrico, le informaron a mi hermana que debiamos retirar a mi madre porque era una persona indominable. tres dias despues, la fuimos a buscar para traerla de nuevo a buenos aires, el panorama que encontramos fue desolador, mi madre estaba dopada, no pudo volver a caminar nunca mas ya que le tuvieron dopada 13 dias en una silla de rueda, la mitad de la ropa le desaprecio y encima tuvimos que soportar que los dueños del geriatrico nos maltrataran. gracias a dios, hoy mi madre esta super bien, vive en un geritarico donde se maneja como en su casa, no tiene restricciones de tiempo, la alimentación es super casera y por sobre todo, hay respeto. el día 24, pidio volver a su casa (geriatrico) porque estaba cansada y queria estar comoda... una dura lucha, pero estoy tranquilo que esta mucho mejor que hace 3 años y esta cuidada.


Se está leyendo ahora