Desde el Gobierno nacional dieron marcha atrás en el esquema de distribución del Fondo Especial del Tabaco (FET) que se había previsto para 2017 y que provocó fuertes rechazos en el sector productivo. En consenso con las provincias tabacaleras, se establecerá un convenio que tendrá pocas modificaciones con respecto a la actual pauta de reparto de los recursos provenientes de la venta de cigarrillos.
"Solo resta la firma del acuerdo entre el Ministerio de Agroindustria de la Nación y los gobernadores", dijo a El Tribuno el secretario de Asuntos Agrarios de Salta, Flavio Aguilera.
El punto que había generado los desencuentros fue la disposición del 20% del FET, que Nación pretendía utilizar de manera discrecional. Según interpretaron funcionarios provinciales que asistieron a la presentación de la iniciativa a principios de octubre, se pretendía transferir los recursos a los inciertos proyectos del Plan Belgrano.
Ese porcentaje, por ley, se destina en la actualidad para los planes operativos anuales (POA) que cubren cargas sociales de empleados rurales, obras de infraestructura, capacitaciones y subsidios por contingencias climáticas, entre otros fines que benefician al sector tabacalero.
El 80% restante se deposita en las cuentas de los productores como complemento económico a su actividad.
La propuesta oficial, finalmente, quedó descartada. Se estableció que los proyectos que se financiarán con el 20% del FET serán diseñados por las entidades agrícolas (la Cámara del Tabaco, en el caso de Salta) y la administradoras locales del Fondo Especial, con la colaboración del Ministerio de Agroindustria. La ejecución de las iniciativas, en tanto, corresponderá a los gobiernos provinciales, tal como ocurre en la actualidad.

Menos burocracia

En lo que hubo inmediata coincidencia fue en los cambios que se implementarán para la distribución del 80% del programa. Desde enero próximo, los pagos del FET para los empresarios agrarios se concretarán en fechas fijas todos los meses.
Las demoras en los giros del Fondo Especial de Tabaco fue uno de los reclamos que representantes de cámaras y cooperativas tabacaleras de las siete provincias productoras plantearon a diputados nacionales a fines de octubre en Salta y Jujuy.
Esa tardanza se subsanará con una modificación en el sistema de liquidación, que desde 2017 se realizará de manera automática al productor, sin el trámite burocrático actual de las oficinas nacionales.
Los fondos se ejecutarán y la rendición será posterior.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora