Es mi primer año en Enseñá por Argentina. Ingresé porque enseñar es algo que me gusta desde siempre y a través de este programa puedo colaborar con otros jóvenes, ayudarlos, motivarlos y de esta forma agradecer todo lo que me dio la educación.
Doy clases de lunes a viernes en primero y segundo del Ciclo Básico y cuarto del Superior orientado en Administración y Gestión.
En cada curso hay 28, 23 y 11 alumnos, respectivamente. En todas las materias trabajo en co-docencia: Lengua y Geografía (primero), Formación Ética y Geografía (segundo) y Derecho (cuarto).
Además, realizo el proyecto institucional "Tratémonos bien" que busca promover vínculos saludables entre los estudiantes.
Siendo dos profes podemos conocer más a los estudiantes y planificar poniendo en el centro sus intereses.
En cuanto a las habilidades, las respuestas son positivas en el compromiso, intereses, motivaciones y logros cotidianos que son difíciles de medir, pero que vamos trabajando día a día.
Esta experiencia la vivo con entusiasmo y esperanza, soy consciente de que es necesario hacer mucho, trabajar arduamente para lograr que todos los jóvenes de nuestro país puedan enfocarse en cómo ser mejor cada día, solo la educación es la respuesta y creo que en el trabajo comprometido y colaborativo se puede lograr.
Una anécdota: para el Encuentro Nacional de Enseñá por Argentina que se hizo hace unas semanas tuve que pedir un testimonio en la clase.
Para mi sorpresa, una alumna dijo que le gustaría seguir estudiando Abogacía para poder ayudar a otros, y que hoy en día se está esforzando en sus estudios y responsabilidad para lograrlo, que necesita la ayuda de sus padres, amigos y de sus profesores.
Me encantó que ella se vea estudiando y que desde ahora se esté preparando para ser una profesional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora